viernes, 13 de julio de 2018

Nuestro rechazo al secuestro judicial Lula en Brasil. Nuestra total apuesta por su liberación. #EstouComLULA

LA VIOLENCIA INSTITUCIONALIZADA Y UNA ÉTICA CONSTRUCTORA DE PAZ*

La batalla entre jueces ocurrida el domingo pasado en relación a la liberación del expresidente Lula en Brasil y las manifestaciones por su liberación, resultan hechos significativos para las comunidades de buena voluntad de todo el mundo.
Se trata de retomar un viejo camino ético de construcción social que, precisamente logró transitarse durante la gestión de Lula, a quien su pueblo le reconoce haber sacado de la pobreza a 40 millones de personas. Esfuerzo común que trata de seguir América Latina con la integración solidaria en instancias como la ALBA-TCP, o mediante gobiernos responsables, con apoyo de la diplomacia de los pueblos, como la que el pueblo mexicano quiere asumir con la reciente elección de López Obrador (AMLO).

Hace 50 años, en el documento de la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano (Medellín 1968), aprobado por el Papa Paulo VI el 24.10.1968, y que llevó el espíritu del Vaticano II a toda AL, se afirmaba que América Latina estaba inmersa en “una injusta situación promotora de tensiones que conspiran contra la paz" (n. 1). Llamada crudamente "violencia institucionalizada" (n. 16). Este documento histórico, plantea, al analizar la situación social: las "desigualdades" internas y otras formas de "opresión" que son llamadas como "colonialismo interno" (n. 2-7); y la "dependencia" económica y política de fuera que es calificada como "neocolonialismo externo" (n. 8-10). Y consideraba como misión de la Iglesia, la de favorecer los esfuerzos del pueblo por desarrollar sus propias organizaciones de base. (n. 27). Para Medellín, la "Comunidad de base" era una "una comunidad local o ambiental, que corresponda a la realidad de un grupo homogéneo, … que permita el trato personal fraterno entre sus miembros" (n. 10). (Boff Clodovis. La originalidad Histórica de Medellín. RELAT. Koinonía.2018).

Este llamado de Medellín, resulta hoy plenamente vigente, pues Lula emerge como líder político desde el seno de las comunidades eclesiales de base, (junto al PT y la CUT) de inspiración cristiana ecuménica liberadora. De allí su prestigio y apoyo popular, no sólo en su partido PT, sino también internacionalmente. Como afirman en Venezuela quienes propusieron en La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) la aprobación (10.07.2018) del rechazo al secuestro judicial de Lula. Según Fernando Soto Rojas, Lula: “Es un líder no sólo del pueblo brasileño, es un líder del mundo”. Para Marelys Pérez Marcano es “una figura sumamente querida por los diversos movimientos sociales, sus trabajadores, sus indígenas, los universitarios, es un líder que surgió de las luchas populares”. De ahí que, desde toda América Latina, surja el clamor por la liberación de Lula Da Silva y la repotenciación del camino ético de integración solidaria en función de la construcción de la paz, con verdad, justicia y cuidado de la Casa Común.

(*) Como actual delegado de la ONG por la defensa de los DDHH “FUNDALATIN” aquí en España, publicamos para su mayor difusión el editorial 860 del Programa “LLEGÓ LA HORA” que se emite hoy 14 de julio de 2018 en RNV Canal Informativo.

* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO: