miércoles, 20 de junio de 2018

¿Es Venezuela una dictadura, susceptible de “Ayuda Humanitaria”?

LO DIJO LA TV.
QUIEN NO QUIERA,
QUE NO ME CREA.

Escribo, aún desde el avión de vuelta de Venezuela, recién despegado del aeropuerto Simón Bolívar de Caracas, aprovechando uno de los tres vuelos promocionales que la Compañía Plus Ultra acaba de inaugurar en la ruta Madrid-Caracas, directo en 8 horas, y dónde he pasado 22 maravillosos días.

Vine a Venezuela por un lado para conocer in situ la ONG con la que acababa de comprometerme como delegado en España y la experiencia no pudo resultar más exitosa. Se trata de FUNDALATIN, una organización social con 40 años de existencia, por la defensa de los DDHH desde una perspectiva de la espiritualidad ecuménica y laica que parte de los presupuestos de la Teología de la Liberación. Reconocida como organización social por la ya muy devaluada OEA y única organización venezolana con Status Consultivo Especial en la ONU (ECOSOC).

Y vine también para conocer “ése maldito País” –según la mayoría de las agencias internacionales- donde reina una supuesta “dictadura” y que debería merecer “ayuda humanitaria” del resto del mundo, porque su “dictador, Nicolás Maduro” es un “burro bien bruto” que está sumiendo a su pueblo en la más absoluta pobreza, hasta el punto de haber arruinado el proyecto de revolución bolivariana que persiguiera su antecesor Hugo Chávez, otro demonio para el mundo entero que curiosamente una gran mayoría del pueblo venezolano venera como a su libertador Simón Bolivar.

Pero resulta que, honestamente, tengo que negar la mayor y desmentir esos sambenitos entrecomillados después de una experiencia en la que he visitado barrios ricos, como las Mercedes o el Este caraqueño y barrios pobres, como diversas comunas de Catia en la Parroquia Sucre; he hablado con autoridades de 3 de sus 5 poderes, con destacados miembros de diversos partidos políticos; con la defensoría del Pueblo y su equipo; he sido entrevistado en 3 emisoras de Radio y un canal nacional de TV; he dialogado con mucha gente sencilla de la calle, y, finalmente, he tenido la suerte de haber disfrutado dos días en las paradisíacas playas de Vargas o del Parque Natural de Morrocoy.
Aunque en las próximas semanas iré desgranando con más amplitud, algunos noticias positivas que jamás llegan acá, que demuestran que en Venezuela están en esos aspecto incluso mejor que en España, baste inicialmente éste breve contramensaje al pensamiento único, neoliberal y capitalista que nos venden los MCS, en la práctica Medios de desinformación o de Intoxicación masiva.

Como ya enuncié en los más de 20 mensajes que pueden verse en el TL de mi cuenta de twitter (@luigiaguilar) que publiqué diariamente durante todos los días de mi estancia, en Venezuela no hay ni un solo desahucio, se han entregado ya más de 2 millones de viviendas sociales, tienen la educación gratuita incluida el 0-3 años y la Universidad, la luz o el gas valen muy poco, la gasolina es casi regalada, las autopistas son libres de peaje, tienen 5 poderes incluido el moral y el electoral, el metro, que usan diariamente más de 3 millones de personas es gratis, incluido el teleférico o metrocable que comunica tres de las barriadas mas pobres de las montañas, para compensar la pobreza existente más del 60% de la población recibe una caja de comida llamada CLAP con alimentos básicos, la sanidad es gratuita con unos centros de atención primaria –llamados CDI- bien cercanos, hay más medios privados opositores de radio y TV que públicos, más partidos opositores que los 10 que apoyan a Maduro, tienen un Carnet de la Patria que permite a la mayoría de la población acceder a recursos sociales compensatorios, más de 6 millones de colombianos viven, se educan gratuitamente y disfrutan de sanidad gratuita, , tiene uno de los mejores y más garantistas sistemas electorales donde todo va digitalizado, un proceso constituyente independiente del poder, una defensoría del pueblo independiente, tienen uno de los tres coeficientes GINI mas bajos de toda LA ( que marca el nivel de desigualdad social ….

¿Qué pasa, -me decían algunas personas- que sólo ves una parte de la realidad venezolana o que simplemente te han pagado para que nos engañes? Y claro, empezando por el final les diré que sólo yo he pagado mi viaje, y que Fundalatin me ha acogido en sus austeras instalaciones. Pero por lo demás claro que he sido intencionalmente parcial, contando sólo cosas buenas, porque en el resto del mundo nunca llegan, por más que sean organismos internacionales quienes den los datos y no yo.

Y es que como bien ejemplificaba nuestro querido Rafael Correa, si de Maradona (o bien podría decirse de Ronaldo o Messi ahora que andamos enfrascados en el Mundial de fútbol) sólo se sacaran las imágenes en la que marró una jugada, erró un penalti o falló una ocasión clara de gol, pensaríamos que son de los peores delanteros del mundo; ahora que si por el contrario, solo viéramos las veces que aciertan y marcan goles espectaculares, diríamos que estamos ante los mejores jugadores del mundo.

Pues eso mismo es lo que pasa en el resto del mundo con Venezuela, como aquí pasaba y sigue pasando con Podemos o Pablo Iglesias (y que el líder político peor valorado por las encuestas, je, je).

Como hay que ser honestos cuando se cuentan las cosas, claro que hay otra realidad en Venezuela que no está nada bien. Claro que se está yendo mucha gente, pero éses éxodo es de unos 2 millones de personas, cuando sólo colombianos hay 6 millones que viven en Vzla porque tienen educación y sanidad gratuita, por ejemplo; Claro que me encontré una super-hiper-mega inflación que tienen que resolver porque no es de recibo que saliera del país con una tasa de cambio del doble que cuando entré o que un jugo de mango costara un día 110 y dos días después 220; Claro que me encontré unos transportes de buses que no son un servicio público sino un desastre en la actualidad que está fuera de control; Claro que percibí una pobreza importante y aunque no ví a nadie hurgando en los contenedores de basura como acá en España, si me consta que también lo hacen allá; y Claro que viví en un país que probablemente esté pasando por la peor crisis de su historia reciente….

Todo esto, también es verdad, pero la pregunta clave es aquella con la que terminaba todos mis twits de las cosas buenas ya referidas. Todo eso del éxodo, la hiperinflación, la pobreza o la crisis… ¿es culpa de Maduro, del régimen bolivariano, o del terrible, injusto e ilegal bloqueo que los EEUU están sometiendo a Venezuela? Las sanciones o medidas coercitivas que estamos denunciando por inmorales, no están siendo contra los funcionarios de ese gobierno, sino contra la población que cada día se está empobreciendo a unos pasos agigantados. Pensemos un poco que puede hacer un país al que todo el mundo, por las coacciones USA, les niega financiación, suministros o hasta el pago de su petróleo servido. El pueblo resiste ya 8 años, es mayoritariamente chavista aún y cree en la revolución pero,… ¿Hasta cuándo aguantarán éste bloqueo? Su único delito es tener petróleo o coltán y no someterse al régimen mundial imperante no vaya y otros países se animen a ensayar un sistema socialista que garantice un mundo más justo. Por eso el cuento de la ayuda humanitaria para intentar derrocar al presidente, democráticamente elegido. Si no quieren creerme, Salud y República.


* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO: