miércoles, 15 de marzo de 2017

No me creo a Pedro Sánchez. Cuando pudo, nada hizo.

Cuando pudo hacer muchas cosas de las que ahora promete, no lo hizo, cuando abogó por el "No es No",
en la práctica se abstuvo.
¿Ya olvidaron cuando Pedro Sánchez defendía la reforma del art. 135 de la Constitución, llegando incluso a rectificar al Zapatero de entonces?

Y, ¿tampoco recuerdan que con PS el 26-J, el PSOE tuvo el peor resultado electoral de su historia con apenas 85 escaños, posteriores a los 90 con los que el diciembre anterior ya tocaron suelo?.

Fernando Berlín decía esta mañana que tiene muchas dudas con PS y que le reconoce ser un superviviente, pero yo no me lo creo. Su discurso ahora si es más de izquierdas pero promesas siempre hizo muchas de las que luego se desdijo. Pedro Sánchez hubiera pactado hasta con el PP, y como comparte tantas cosas con el partido de la corrupción y de los recortes –como después demostraré- no tuvo problema en pactar con Ciudadanos para alejar la única posibilidad de cambio real en España, que venía de la mano de PODEMOS. Además ¿por qué no hizo todo lo que ahora pía cuando pudo? Como bien reza el dicho popular “Prometer hasta meter, y una vez metido, nada de lo prometido

Justo ahora que salen las tramas en las que ellos participaron en buena medida, viene con un discurso que gusta oír a l@s socialistas tan indignados con la deriva de su partido como lo estábamos quienes en su día abarrotábamos las plazas del 15M. Por eso él está llenando los mítines ahora con el nuevo mantra “SI es SI”. Y no, yo no me lo creo y entiendo que en su partido quieran buscar a alguien que salve al PSOE de la debacle que se avecina una vez más. Claro que es mejor que Susana, pero ¿por qué la gente socialista de verdad tiene que elegir entre Guatemala y Guatepeor?
Hoy dicen en el PSOE que quieren derogar la misma Ley Mordaza que ellos firmaron ¿? Pues así hace PS en casi todo. Hagamos un poco de memoria.

Aún recuerdo los discursos de PS contra los desahucios, las puertas giratorias y por la laicidad hace hoy justo 2 años, cuando hasta en 4 ocasiones votaron en contra de la dación en pago retroactiva; recuerdo que prometió denunciar el concordato con la Santa Sede, y como siempre de boquilla y recuerdo lo que dijo de eliminar las puertas giratorias y semanas después defendió que Telefónica

fichara a Trinidad Jiménez; recuerdo cuando en septiembre declaraba con rotundidad que no se planteaba dimitir y que seguiría hasta el final a pesar de lo que dijera la ejecutiva federal, y recuerdo el “No es No”, que luego con la comedia incluida de la renuncia a su acta de diputado contó como una abstención; recuerdo cuando dijo que se reunió con los partidos independentistas catalanes para configurar una alternativa a Rajoy y el desmentido de Tardá dejándolo por mentiroso; recuerdo sus críticas al CETA y al TTIP, esos tratados que facilitarían la privatización de los servicios públicos entre otras perversiones, y cómo sus diputados votaron a favor renunciando a la tradición socialista para abrazar nuevamente el neoliberalismo más ramplón; y recuerdo su emocionada renuncia a su acta de diputado, no sé si real o fingida y no sé, que no me lo creí ni antes, ni me lo creo ahora…

 
¿Recordamos un poco más? ¿Se acuerdan cuando Eduardo Madina quiso renovar el PSOE de Rubalcaba desde posiciones más socialdemócratas y cómo entonces los barones del más retrógrado aparato con Felipe González, Bono y Susana Díaz a la cabeza buscaron al guapo de PS? Y ahora resulta que ¿ése guapo va a ser quien intente reconstruir el PSOE por la izquierda?
Y ¿se acuerdan que después el propio Madina se alineaba con el PSOE de Felipe y Susana para liquidar a PS?¡! Mira quien quiera que os compre, pero ya hace tiempo que se os hizo de noche.

En definitiva, que no me creo a Pedro Sánchez ni aunque vuelva a echar unas lagrimicas y además, llega tarde. Sin duda obvio que prefiero un PSOE con PS que el de Susana Díaz, ¡toma claro! Y también uno con Pérez Tapias que con él…, pero que no, que ya no cuela. ¡Qué poca memoria cuando queremos! Que el cambio para la mayoría de la gente sufriente en este país no vendrá de su mano, ni del partido ¿socialista?, esté quien esté.
Allá cada quien con su conciencia.
Por eso termino recordando "el silencio de los buenos” de Martin Luther King. Feliz semana.


* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO: