martes, 26 de diciembre de 2017

Mi apuesta incondicional sigue siendo Jesús.

No voy a llegar tan lejos como el politólogo y sociólogo argentino, Atilio Boron cuando afirma que “CRISTO fue el fundador del anti-imperialismo”, porque sería utilizarlo, bien es cierto que al revés de como se ha hecho siempre, pero casi.

Sí quiero reivindicar -ahora que ya hemos celebrado su cumpleaños- su figura, por otra parte tan deformada, manipulada, utilizada por los poderes de turno y simplificada en exceso.

Que siempre me haya manifestado crítico con ésta iglesia “casta y meretriz” a la que pertenezco y más que crítico con su impresentable Jerarquía, no quiere decir que no me siga sintiendo creyente y seguidor de Jesús de Nazaret. Es más, ya no hay muchas figuras, ni modernas, ni clásicas en las que crea tan fielmente (aunque sea un manifiesto pecador e indigno seguidor) como en Él.

Y quiero reivindicar hoy esa figura del Jesús laico (nunca fue un religioso) en el que creo, ése Jesús de Nazaret (y no de Belén) hijo de un carpintero y procedente de una familia judía de refugiados y migrantes.

Y quiero hacerlo en estas fechas, aunque a alguno le parezca impropio de mí, porque estoy harto de que durante tanto tiempo se haya vendido un evangelio al servicio de los poderosos y una iglesia siempre aliada al poder establecido hasta el punto de considerar apócrifas o heréticas cualquier otra interpretación o posición. Lo primero es falso (lo del evangelio al servicio de los poderosos ¡raza de víboras!) porque está claro que antes al revés, el de Nazaret siempre puso primero a las viudas, los huérfanos, los niños y los desfavorecidos en general. Y lo segundo (una iglesia aliada al poder), desgraciadamente cierto cuando no debería serlo.

Y es que nuestra tradicionalista ICAR (Iglesia Católica, Apostólica y Romana) ha predicado dudosos textos evangélicos al pie de la letra, que ya no se sostienen hoy a la luz de los nuevos paradigmas y aportaciones de la ciencia. O ha privilegiado como mensaje central de la cristiandad discursos como el paulino que cuando uno los analiza, como han hecho teólogos tan prestigiosos como José Mª Castillo, se da cuenta de que tanto desde el punto de vista ético como moral, la doctrina de Pablo es muy contraria a la de Jesús de Nazaret. ¡Como lo oyen!

Reivindicar sin falsos adornos, la figura del Jesús histórico es traer la historia de un hombre que:
• desde niño ya destacaba por su inteligencia, su humanismo y su enorme sentido de la justicia;
• ridiculizaba a los doctores de la ley del Sanedrín (¡Como no iban a querer matarle!),
• echó a latigazos a los mercaderes del templo, condenando la usura,
• estuvo siempre del lado de los más pobres, de los oprimidos, de los excluidos…
• siempre a favor de la mujer, tan vilipendiada en la época y en concreto de las más repudiadas socialmente como la adúltera o la propia María Magdalena, que no fue prostituta como a veces se la ha querido presentar,
• condenó la hipocresía, el fariseísmo y la leyes judaicas que atentaban contra el pueblo,
• crítico inclemente del imperialismo de su tiempo y de sus servidores (sacerdotes y fariseos) que elaboraban doctrinas antipopulares y engañosas. De ahí, lo de fundador del antiimperialismo que decía Borón,
• fue detenido, torturado, martirizado y sentenciado a muerte (en un juicio perverso que ya quisieran los del TOP español del franquismo) y que
• al final, nos dejó, no una Iglesia (que ése es otro cuento) sino un modelo de actuación, o si quieren una a doctrina basada en el amor, la lucha por la justicia y el rechazo al poder, al dinero, al imperio y a sus lacayos.

En fin, podría haber seguido, pero creo que es suficiente, ¿verdad? Pues quede aquí constancia en este blog de la TERCA UTOPÍA y allá donde queráis reproducir, que Él es que merece la pena seguir y que no me cansaré de repetirlo a quienes tantas veces me increpan cuando me confieso creyente y de izquierdas. ¿Qué pasa que el Evangelio sólo se lo pueden apropiar la gente de orden establecido, la gente de los gobiernos, la gente de derechas? Yo, humildemente jamás lo utilicé como bandera y jamás me habrá leído nadie que yo haya dicho que el evangelio o la doctrina del de Nazaret era de izquierdas, pero ya está bien de apropiaciones tan indebidas como las antiéticas inmatriculaciones, porque YA NO CUELA.


Felices fiestas navideñas, solsticio de la luz o como queráis llamarle cada quien y que 2018 nos traiga la paz que necesitamos, la concordia perdida y la Solidaridad tan necesaria en estos tiempos dejando fuera tanta manipulación, corrupción, hipocresía y fundamentalismos. AMÉN.


* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO:

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Otra Constitución es posible, y necesaria.

Hace 6 años escribíamos en LA TERCA UTOPIA una entrada titulada,

En el día de la Constitución, ya no hay nada que celebrar. Iniciemos el debate de un Nuevo Proceso Constituyente.


Ya entonces decíamos que
"Si la actual Constitución ya no se cumple, si los poderes públicos no garantizan los derechos que proclama, y si 2 pseudodemócratas del PPSOE, traicionando al Parlamento y a la Ciudadanía, son capaces de cambiarla a su antojo (con el célebre Art. 135), está claro que aquí hace falta ya, otra Constitución".

¿O es que ya no recuerdan que la constitución era intocable hasta que PP y PSOE pactaron modificarla para dar prioridad al pago de la deuda sobre cualquier otra necesidad de gasto? Ahí empezó al PSOE a dejar de ser de izquierdas y la mayoría de su electorado no le aplico la Tolerancia cero que se hubiera necesitado.

Hoy,
que se cumplen 39 años,
poco más que un twit de 280 caracteres se puede añadir 
y es que como ahí decimos, esta constitución
no la han votado
las tres cuartas partes
de l@s español@s,
es decir quienes tienen menos de 57 años.


Mucha gente sigue escribiendo bien sobre el tema, como mis amigos de Puente Madera a quienes no rectifico ni una coma.

Por eso, sólo me limito a recordar lo que mi entrada decía entonces:
"El año pasado, en estas mismas fechas escribía que “Si la actual Constitución no se cumple, habrá que reformarla”. Pero hace 100 días, con agosticidad y alevosía, lo que parecía casi imposible, o sea, la reforma de la constitución, entre Zapatero y Rajoy, la llevan a cabo, mediante un rápido acuerdo telefónico de 15 minutos según profirió este último en el mano a mano preelectoral con Rubalcaba.

Eso sí, no fue para mejorarla, ni actualizarla; no fue para garantizar los incumplidos derechos a la vivienda o al trabajo, ni para facilitar la más que necesaria reforma de la ley electoral, no; fue simplemente para arrodillarse una vez más ante los mercados y sin poder consultar a un parlamento ya disuelto, y sin querer consultar a la ciudadanía en referéndum, la cambiaron sin más.

Que la constitución no se cumple, ya es una evidencia innecesaria de demostrar. Son tantos los artículos incumplidos, tantos los derechos no garantizados, tantos los pactos ocultos, … que ya se hace muy difícil celebrar coherentemente algo cada 6 de diciembre. Me lo recuerda muy gráficamente el compañero de IloveIU Mikel Arana cuando ayer en su blog refería: el artículo 47 “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada”, el Art. 35 “Todos los españoles tiene el deber de trabajar y el derecho al trabajo”, el Art 65 “El Rey recibe de los Presupuestos del Estado una cantidad global para el sostenimiento de su Familia y Casa, y distribuye libremente la misma” o el Art. 128 “Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general”. Y a su lado recordaba a modo de ejemplo los 175 desahucios al día en España (más de 600.000 en el año), los 5.000.000 de personas paradas, el reciente caso “Urdangarin” o los 20.000 millones de euros facilitados para el rescate de las entidades financieras. Aunque si fuéramos exhaustivos podríamos comprobar los flagrantes incumplimientos de otros muchos mas como el 27, 41 o 43 (Derechos a la Educación, la Salud y la S. Social), 45 (vivienda digna), 31 (progresividad fiscal), 40 (redistribucion de rentas),...

Puede parecer fuerte esto del Nuevo Proceso Constituyente (NPC), pero ya son muchas las voces que abierta o solapadamente, abogan por que se empiece ya el debate para el establecimiento de un Nuevo Proceso que culmine con la elaboración y ratificación popular de una Nueva Constitución. Es necesario impulsar el advenimiento de una nueva Asamblea Constituyente, que tras el correspondiente debate en las plazas, foros, pueblos o ciudades, y también en el Parlamento nos lleve a la elaboración de una nueva Constitución Española.

En las redes sociales ya hay mas de una iniciativa en marcha en esta línea, ya hay grupos trabajando en ello, ya lo han dicho técnicos, políticos, profesores y economistas como Juan Torres, Vicenc Navarro, Gaspar Llamazares, Nacho Dueñas, aquí mismo, y decenas de grupos de trabajo entre las y los indignados del 15-M.

En este sentido, y como ya hemos dicho otras veces, este NPC podría suponer la gran herramienta que necesitamos imperiosamente para posibilitar esa democracia real que reclamamos.


Sigamos soñándolo y sigamos canalizando nuestra indignación en las plazas, pero hagamos lo posible por concretar algo. Y este, hoy mas que nunca, es el mejor momento para empezar. Plantémonos ya. ¡Basta de tomaduras de pelo!. Basta de usurpaciones del poder político en nombre del pueblo que es el verdadero soberano. Basta de pactos bipartidistas para repartirse siempre el pastel y empujar al resto fuera del hemiciclo… Porque Otra Democracia es posible (y necesaria) y Otra Constitución Española, también.

Otros artículos sobre el tema, en este mismo blog:
• ¡¡POR UNA NUEVA CONSTITUCION!! Forcemos la apertura de un Nuevo Proceso Constituyente.
SIN REFERENDUM NO HAY CONSTITUCIÓN
SI LA ACTUAL CONSTITUCION NO SE CUMPLE, HABRÁ QUE REFORMARLA

* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO: