sábado, 16 de abril de 2016

La resaca del 14 de abril que tan mal sentó a los falsos patriotas en España.

Breve crónica de una semanita para olvidar (que dirían algunos)

Solo hay que ver los titulares del día 15 de abril (y de toda la semana en general) para imaginar
* cómo deben estar esos medios del régimen que incluso han silenciado algunas noticias como la multa de Aznar;
* cómo, los desaparecidos amigos del PP, que jamás protestan, ni ante tamaños escándalos;
* cómo, los corruptos todavía escondidos y sin pillar, que aún los hay temblando con la incompleta lista del #PanamaPapers;
* cómo, los falsos patriotas o patriotas de bolsillo en general, y por supuesto,       * cómo debe tener el cuerpo -el nuevamente missing- Mariano Rajoy quien estará lamentando haberle prometido nada a Jordi Évole.


Curiosamente no se habló mucho en esta ocasión de Podemos, ni después de que el Supremo volviera a archivar la enésima querella por inventadas acusaciones de financiación ilegal, ni para destacar un hecho noticiable como es que, frente a los 96.000 votantes socialistas que respondieron la consulta de su partido para refrendar el acuerdo PSOE-C´s, la consulta de la formación morada, en tan sólo día y medio, superaba su récord de participación de octubre de 2014 cuando votaron 112.070 afiliados, cifra ya destrozada al alza como puede comprobarse en el contador público y verificable sito en www.podemos.info.

No digamos ya la respuesta que tuvieron que tragarse algún@s con Omeprazol el 13 de abril, en la Comisión de Asuntos exteriores del Congreso, a raíz del apoyo a la Ley de Amnistía y Reconciliación de la República Bolivariana de Venezuela, con la que tanto gusta intoxicar en este país, y que tan brillantemente defendió Pablo Bustinduy, portavoz de Podemos en la citada comisión.
Ni que decir tiene que recomiendo su visión encarecidamente, tanto a defensores como a detractores, para desfacer alguno de los muchos entuertos que se sueltan gratuitamente a diario.



https://www.youtube.com/watch?v=tcg2n7fKdPI

Y en definitiva, ¿cuál sería ése lamentable resumen de la semana del que hablamos?

1. Apenas llevaba unas horas en prisión el “doctor Honoris causa” Mario Conde, enviado a Soto del Real, sin posibilidad de fianza, por el magistrado Pedraz, por blanquear al menos 13 millones de euros procedentes del saqueo de Banesto, así como por otros posibles delitos fiscales.

2. El ministro en funciones José Manuel Soria renuncia finalmente por mentir sobre sus empresas en paraísos fiscales y digo yo que por algo más, ¿no?. El descaro en este asunto, después de que casi todo el gobierno diera la cara por él, ha sido tal que hasta el satírico Rokanbol titulaba: “El ministro Soria asegura que quien ha dimitido ha sido su padre, no él”, je, je.

3. José María Aznar multado por defraudar a Hacienda y se callan los que clamaron contra Monedero que no defraudó. Hasta los trabajadores de TVE denunciaron el silencio informativo.

4. Detienen al alcalde de Granada, José Torres Hurtado – si, si, “Hurtado”, y a su concejal de Urbanismo, investigados por posible trama corrupta ligada a dudosas concesiones urbanísticas.

5. La Policía detiene a los líderes de Manos Limpias –Miguel Bernad- y de Ausbanc –Luis Pineda- acusados de extorsión: Cuánto daño han hecho inventando querellas contra podemos, que nunca pagamos extorsión alguna pero de las que se hacían eco a diario Inda, Marhuenda, Antena 3 y tantos y tantos medios pagados por la casta bipartidista de este país.

Mala foto, por cierto se hacía Susana Díaz
con el ínclito Luís Pineda, je, je.

6. Y claro, tras todo ello, cobraba actualidad la promesa de Mariano Rajoy a Jordi Évole en Salvados: “Asumiría la responsabilidad cuando alguien elegido por mí cometiese un acto de corrupción”
Pues ya está tardando.

Por eso yo me preguntaba en Twitter:

“Echo en falta la denuncia y
toma de posición de
#LaGenteHonestaDelPP ante la #NormalizaciónDeLaMentira
y de la Corrupción.
Pues nada que como diría San Mateo en su capítulo 13, versículo 9
el que tenga oídos, que oiga” y
que esos 7 millones de votantes del PP (y algunos del PSOE) tengan en cuenta que callar y
mirar para otro lado,
es ser cómplices.

Por eso termino mis correos siempre con esa cita de Martin Luther King que reza:

No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética. Lo que más me preocupa es el silencio de los buenos”.


* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO: