miércoles, 17 de febrero de 2016

La culpa no la tiene Podemos, aunque así se quiera presentar.

Al final –y ojalá me equivoque- el PSOE pactará con el búnker.

Estoy casi convencido de que mi porra postelectoral de diciembre tiene, cada día que pasa, más visos de verosimilitud pese a lo descabellada que parecía a todos, especialmente a la familia socialista. Me explico:

¿Habrá elecciones de nuevo o algún pacto de gobierno?... preguntaba a finales de diciembre.
Y respondía así: “Yo me inclino desde ya, por la segunda opción del titular (¿Y qué tipo de pacto?) o habrá nuevas elecciones”. Veamos las 4 intuiciones allí escritas:

1. “El PSOE inicialmente, se negará a investir a Rajoy 1, 2, 3 o las veces que haga falta” (¿Cuántas llevamos ya? Nunca pactaremos con el PP, repiten una y mil veces. Y digo yo, ¿C´s no viene a ser su mismo programa?)
2. “haciéndose -teatralmente- el duro” (Pedro Sánchez putea hasta 4 veces a Podemos y ni siquiera llama a Pablo Iglesias, cuando sí se reúne con el resto –salvo con PP- no manifestando el más mínimo interés por leer la propuesta de Podemos; mientras sus voceros repiten que nuestras propuestas son inasumibles y llenas de líneas rojas, cuando se ha repetido que son un conjunto de máximos para sentarse a negociar y son ellos quienes aún no han presentado propuesta alguna)
3. “para claudicar al final, con lo que a la postre gobernaría con el PP de nuevo, o con su nueva marca C´s” (me temo, y ójala me equivoque que, in extremis, el PSOE asumirá el Gran Pacto del búnquer, porque ni le van a dejar hacer el Pacto del Cambio con Podemos e IU, ni le dan los números, ni se atrevería a cambiar de verdad, con lo que aún les queda por tapar en su casa)
4. “eso sí, echando la culpa a PODEMOS que, como ya casi no cuela lo de venezolanos, chavistas, proiraníes, terroristas, yihadistas o radicales, ahora venden que somos los que queremos desmembrar a España porque “…los de la formación morada son independentistas” (Díganme si no es lo que, con la ayuda de los medios, hacen a diario y con tanta desvergüenza que hasta Iñaqui Gabilondo ha salido a denunciar el “Todos contra Podemos”)

Pero ahora seamos serios y analicemos sin tertulianos y por nosotros mismo la propuesta de Podemos. Hay ciertos aspectos de gran calado que los barones del PSOE no pueden aceptar y que no son ni la presunta chulería de Pablo por proponerse para vicepresidente, ni la cuestión del referéndum, que nunca dijimos que fuera línea roja –aunque así se vendiera por doquier.



Estoy refiriéndome a ciertas rémoras y corrupciones del PSOE (que no todas van a ser del PP) y a ciertas ataduras con los bancos, multinacionales y poderes económicos, como las políticas económicas públicas más expansivas, una reforma fiscal progresiva en profundidad, una decidida lucha contra el fraude, nuevos impuestos para los bancos rescatados con dinero público, obviamente la retrocesión del manipulado Art.135 que primaba el pago de la deuda frente al gasto social, la moratoria para el cumplimiento de los nuevos recortes solicitados por la UE, la eliminación de las llamadas puertas giratorias que recientemente y pese a haberlo negado en campaña, usaron con Trinidad Jiménez en Telefónica y Elena Salgado en Pescanova o el control de la justicia para que no sea utilizada partidariamente, así como de otras instituciones como el CNI, la TV pública, el CIS, etc.
Sin embargo todos los días se prepara un argumentario mediático de noticias sesgadas, falsas exclusivas y obscenas tertulias (independientemente de las cortinas de humo que se inventan cada vez que hay que tapar algún nuevo caso de corrupción) para velar las 2 propuestas que Podemos ha lanzado al PSOE. Según esa perversa hoja de ruta –que desgraciadamente mucha gente llega a creerse o al menos dudar- se destaca interesadamente:
+ que si las formas (Pablo el prepotente),
+ que si la escenografía (ruedas de prensa para que no se manipule la propuesta) ,
+ que si las líneas rojas (que jamás ha puesto Podemos) ,
+ que si la ausencia de programa social (cuando fuimos los primeros en presentar la Ley 25 y la propuesta prioriza eminentemente en el rescate ciudadano),
+ que si sólo se piensa en los sillones (cuando nunca se ha dicho más allá del nº de ministerios),
+ que si Pablo Iglesias imponía su Vicepresidencia (cuando por responsabilidad se ofrece para no quedarse en una investidura y comprometerse con un gobierno compartido proporcionalmente a los votos recibidos) o
+ que si el referéndum para Cataluña es una línea roja que rompería España y una excusa para ir a las nuevas elecciones (cuando precisamente respetar el Derecho a Decidir es lo que cohesionaría una España plurinacional).

Esperaremos nuevas representaciones hasta el día 2 de marzo,
luego hasta el 4, quien sabe si pasará de nuevo Rajoy y luego hasta el 26 de junio.
O eso o Gran Pacto, of course, sin Podemos. Ojalá y me equivoque.


* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO: