domingo, 26 de enero de 2014

¿Quiénes son los terroristas y quienes los que incitan a la violencia en este país?

Aunque no vaya a dar ninguna primicia, permítanme sumar públicamente las cantidades de dinero entregado a los bancos -que según Montoro no es un rescate bancario-. Y para que no me acusen de manipulador de datos (que se cree el ladrón que todos son de su condición) solamente voy a sumar las cantidades reconocidas por medios oficiales, Banco de España, FROB y hasta el Gobierno, que además reconocen que ya se dan por perdidas cuando inicialmente nos las vendieron como préstamos a recuperar.

Ha sido el propio gobierno a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) el que ha reconocido en diversos medios que no se recuperarían 36.000 millones de los 52.000 millones que se inyectaron en Bankia, Novagalicia (NCG), Catalunya Caixa, Banco de Valencia, Caja España y BMN, que curiosamente coincide con los recortes efectuados solamente en Sanidad y en Educación. Ver aquí, Y aquí.

Ahora bien, si sumamos las cantidades reconocidas como perdidas, banco a banco y caja a caja, la cantidad es mucho mayor de lo que reconocen que ya vamos a perder. Así, solo sumando los titulares que adjunto y sin contar ni los fondos que ya se prestaron para fomentar las fusiones de las cajas de ahorros, ni esa otra parte de los fondos públicos inyectados para cubrir los déficit patrimoniales de las entidades nacionalizadas, a mi me salen más de 60.000 millones de euros.

sábado, 25 de enero de 2014

IZQUIERDA UNIDA y PODEMOS llamadas a entenderse…

… y a liderar una candidatura única de la izquierda que detenga el perverso bipartidismo actual.

Izquierda Unida, que no ha sido muy honesta con el proyecto de unidad llamado SUMA y que no termina de despertar las ilusiones necesarias para cautivar el voto esquivo que se le niega, debería aceptar el guante que le lanza PODEMOS y, dejando atrás las viejas metodologías y peleas internas, echarle el valor y la generosidad suficientes como para someterse a esa bella locura de las “primarias abiertas” que tan complejas serían en su organización, pero que puede abrir un nuevo y muy deseado futuro para la izquierda española que apueste por todas para combatir el perverso bipartidismo español.

Si EQUO, que ya ha empezado sus particulares primarias pone sobre la mesa su candidata más votada -que bien puede ser mujer, si COMPROMIS hace lo propio con quien gane la suya, e IZQUIERDA UNIDA -renovándose con Marina Albiol o muriendo con la tercera candidatura de Meyer- también acepta el reto metodológico propuesto por PODEMOS y lo une a la figura de Pablo Iglesias, que en dos días ha logrado el espectacular apoyo de 75.000 personas (mas cuantos otros candidatos/as se sumaran desde plataformas republicanas, de afectados por la hipoteca -PAH-, organizaciones autonómicas -ANOVA o BATZARRE, etc), creo que podemos estar ante un paso más que trascendente.

Un ciudadano español apodado “Paco Arenas” que se reconoce como “nadie” y autodefine como luchador por la justicia, la libertad y la república, acaba de iniciar por su cuenta una petición en AVAAZ.ORG para que tanto PODEMOS, como IU o las diferentes fuerzas y colectivos de izquierda y/o republicanos, vayan unidos en una única candidatura para las próximas elecciones europeas ya que sus propuestas y programas son compartidas –según él- “por más del 90% de los ciudadanos que estamos HARTOS del actual estado de cosas”.


miércoles, 22 de enero de 2014

Necesitamos candidatos que emocionen a la gente, enganchar a quienes no enganchamos y la unidad de la izquierda contra quienes condenan a los de abajo.

Juan Carlos Monedero, dolido por quienes utilizaron a Julio Anguita, responde: PODEMOS no va contra IU

Como era de prever, Juan Carlos Monedero llegó de la mano de ATTAC Albacete y no dejó indiferente a nadie.
Tras una impecable conferencia que puede verse integramente aquí (ver mas abajo), llegaron las preguntas y lógicamente al ser el primer día hábil tras la presentación de PODEMOS y siendo uno de los máximos impulsores junto a Pablo Iglesias, no evadió la noticia de más actualidad, máxime cuando el proyecto que preveía para arrancar –como conditio sine qua non- un apoyo mínimo de 50.000 personas en 20 días, ya obtuvo los 100.000 en tan solo dos.

Reconozco que al tener una posición privilegiada en la mesa, pude disfrutar viendo las caras de los dirigentes locales de los partidos y sindicatos de los que Monedero iba haciendo sus críticas.
Y es que no dejó títere con cabeza:
Cuando hablaba de alguna tropelía de Fidalgo, qué caras las de los CCOO allí presentes; cuando se refería a las intolerables traiciones del PSOE, había que ver a la exalcaldesa y otros cualificados militantes revolverse y hasta ausentarse…

Pero donde más se extendió fue en su autocrítica a IU, una organización en la que milita desde 1986 y que por tanto se notaba que le dolía más.

Motivo este, agravado con la burda manipulación y utilización de la persona de Julio Anguita que acababa de desmentir esa misma mañana que estuviera en contra del proyecto como salió en todos los titulares a partir de una info de LaRepública.es, imagino que le hicieron –desde ese dolor- ser hipercrítico hasta el punto que muchos de muchos de los militantes allí reunidos se sintieron también molestos, y así lo reflejaban también sus caras y gestos.

Pero, ¿Qué es lo que dijo que fuera tan fuerte?...

viernes, 17 de enero de 2014

Por fin un liderazgo con el que PODEMOS concitar la unidad de la izquierda en España.

A la enésima va la vencida. Tras una docena de iniciativas que han tratado de ofrecer una alternativa política al vendido bipartidismo español (desde una clave anti-capitalista y anti-austeridad), que obviamente no han calado en la sociedad, creo que la reciente presentación de “Podemos”, la plataforma liderada por los jóvenes profesores Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, puede darnos lo que tanta gente estábamos esperando. Una prueba de las Elecciones Europeas del 25 de mayo en las que, tras los éxitos de las PAH en el tema de la vivienda, hay que demostrar que también se puede defender la decencia, la democracia y los DDHH.

El fracaso de todas esas iniciativas o el que no terminen de cuajar se debe -a mi entender- a 4 causas muy concretas: o solían parecer más de lo mismo, o no ser una verdadera alternativa al sistema, o no contar con los apoyos ciudadanos suficientes o estar precocinadas desde arriba, sin contar con los de abajo. Y precisamente estas limitaciones son las que pretende superar esta iniciativa que lleva por lema “La ciudadanía decidimos”. ¿O no ha ocurrido así en los casos de las Mesas de Convergencia, las Cumbres Sociales de los sindicatos, el Frente Amplio de Izquierdas de Llamazares, Socialistas de Izquierdas, Convocatoria Social de IU, la Unidad Ciudadana de Juan Torres, el Frente Cívico, Somos Mayoría de Anguita, las Asambleas Ciudadanas del 15-M y las de las diferentes Mareas, el Bloque Crítico de las SAT-CGT-USTEA, Alternativas desde debajo de IA, EQUO, En Red, Confluencias, el Partido X,…?

La noticia saltó hace unos días y cuando un servidor la colgaba en una red social, se reía el personal desechándola como mero rumor pese a que fuentes bien informabas me lo habían confirmado (“la nave va”). Dos días después todos los medios lo publicaban y era el propio Pablo Iglesias quien hacía declaraciones y concedía entrevistas. Y otros dos días más, este viernes 17 de enero de 2014, en nutrida rueda de prensa en lavapiés, ha adelantado las líneas maestras de un proyecto que aceptaría encabezar siempre y cuando se den un mínimo de tres condiciones de método, participación y apoyos sin los cuales no dudaría en dejar ese liderazgo a quien saliera elegido por los participantes de una especie de primarias abiertas a todo el mundo.

sábado, 4 de enero de 2014

LAS 3 INSOLENTES MEDIDAS DE RAJOY PARA ACABAR CON LOS DESAHUCIOS.

Ya se sabía que fueron mera propaganda, incluso “publicidad engañosa” en palabras del juez Joaquím Bosch de JpD.
Nos referimos a esas 3 medidas que el gobierno de Rajoy ponía en marcha cada vez que había una demanda social en la calle, (como hizo al deshechar la ILP por la dación en pago), cada vez que aumentaba la presión social de los afectados (con casi 1000 desahucios ya parados), o cada vez que salía a la luz un nuevo suicidio (pese a que se han silenciado la gran mayoría).

¿Medidas para reformar la ley hipotecaria del año de Maricastaña? No, claro que no.
¿Medidas para evitar el endeudamiento de las familias y los privilegios de esa banca que siempre gana? Tampoco.
¿Medidas para proteger a las personas desahuciadas? Que va.
De lo que estamos hablando es del “Código de Buenas Prácticas”, un eufemismo para rogar a los bancos que se portaran bien, si ellos querían; del Real Decreto Ley 27/2012, que, en esa neolengua política tan utilizada por nuestros gobernantes, denominaron “Medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios” que prácticamente no protegía casi a nadie; y de la última Ley 1/2013 de “Medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social” llamada popularmente “Ley Antidesahucios", pero que no lo es puesto que ya Europa la ha tildado de “ilegal” dictaminando sendas sentencias en su contra.

Tres medidas que no solo han demostrado lo que siempre dijimos –que no servirían para proteger a los indefensos ciudadanos a los que se pretendía defender-, sino que antes al contrario, aún han beneficiado más a los bancos, condenando a las familias a deudas o cadenas perpetuas en muchos casos.
Ahora, trascurrido un tiempo más que suficiente para comprobarlo, queda muy claro a quien hizo caso el Gobierno. Y si no, juzguen Udes:

• De un lado, las personas afectadas -a través de las Plataformas Stop Desahucios y PAH- siempre dejaron muy claro que las medidas eran claramente insuficientes; la judicatura -a través de las tres principales asociaciones de jueces- las declararon “arbitrarias” y las calificaron de auténticos “fiascos”; y todos, jueces y afectados, advertían que esas medidas dejaban a la mayoría de las familias fuera.

• Del otro lado, el PP nos vendió en los medios que si se concedía la dación en pago se desestabilizaría el Sistema, así como la Banca, que a través del presidente de la AEB, Sr. Martín Fernández, llegó a pedir que no deberían “introducirse estímulos para dejar de pagar las hipotecas”.
¿A quién pues, hizo caso el Gobierno?...


miércoles, 1 de enero de 2014

Que 2014 destierre la impúdica neolengua política actual: Eufemismos u oxímoros que niegan o disfrazan la verdad.

«En tiempos de engaño universal, 
decir la verdad 
se convierte en un acto revolucionario».
     George Orwell
Cuando anoche le contaba a un amigo, la colección de “eufemismos” con la que iba a comenzar mis escritos de este año, me recordaba él la similitud de estas manipulaciones con la neolengua inventada por George Orwell en su célebre ensayo “1984” y todo aquello del Gran Hermano.
Es curiosa y muy pertinente la correlación porque lo que nos adelantó este escritor y periodista británico (aunque nacido en India), fue toda una lengua que supuestamente sería la oficial de Oceanía y que habría sido creada para resolver las necesidades ideológicas del poder dominante que nos describe en su muy buena novela.
Nada nuevo bajo el sol que no se hubiera ya debatido en la “teoría de la relatividad lingüística," según la cual, debido a la influencia de la lengua sobre el pensamiento del hombre, si alguien logra controlar la lengua que la gente aprende, también lograría controlar el pensamiento y, por tanto, el poder.

Mira por donde, fue Eric Arthur Blair, (auténtico nombre de Orwell) quien nos dejó muy clarito que a través del lenguaje se difunden determinados conceptos ideológicos que pueden ser totalmente opuestos al significado original de la palabra o idea en cuestión. Vamos que no se trata de "suavizar decorosamente una expresión que por si misma es dura o malsonante", como define el RAE al término “eufemismo”, sino que cómo reconocía el propio Orwell, de lo que se trataba no era ni de inventar un nuevo idioma o neolengua, ni una nueva forma de expresión, sino de penetrar en lo más profundo de la ideología del “status quo”, o dicho claramente la manipulación extrema de la lengua con fines políticos.

El fin último de la neolengua Orwelliana no era aumentar la capacidad de razonar o pensar sino, antes al contrario, de reducirla mediante la disminución de las palabras más usuales y cotidianas de la jerga política, que muy bien aireaban los mass media, siempre afectos al régimen.
Hoy la neolengua, los eufemismos, o las paradojas, sustituyen a las mentiras -que tampoco se han erradicado- y eso del “oxímoron” podemos verlo, tanto en la calle, como en la política.