lunes, 29 de septiembre de 2014

CONVERGENCIA SÍ, PERO NO, ASÍ. Mal empieza “Ganemos Albacete”, aunque a tiempo de rectificar.

Estoy seguro que una gran mayoría de este país, de esta comunidad y de esta capital quiere arrancarle al PP sus dudosas mayorías absolutas y desterrar ya a Rajoy, Cospedal y Bayod -de una manera democrática obviamente- aun a sabiendas de que se juega con las cartas marcadas. Pero eso no quiere decir que la ciudadanía indignada –esa que ya no toleramos más corrupción, más recortes, ni más impunidad- vayamos a darle un cheque en blanco a nadie, ni siquiera a cualquier “Ganemos” que se presente usurpando la marca.

Desde alguna de las propuestas políticas de Pablo Iglesias, -aún sin aprobar, y que probablemente no saldrá en esos términos- se ha dicho que Podemos no se presentaría en todos los municipios y que apoyaría las Candidaturas ciudadanas, tipo “Guanyen”. Algunos ya lo han dado por hecho y se olvidan, además de que tenemos que decidirlo en La Gran Asamblea “Si se puede”, que hay otras dos condiciones previas: Una, que la Plataforma ciudadana compartiera el “método” (primarias abiertas a la ciudadanía, programa participativo, listas abiertas, etc); y dos, “que para nosotros no es una opción construir esas candidaturas mediante redes clientelares, dedazos, imposiciones o acuerdos bajo mesa".

Hay quien tiene mucha prisa para reproducir el modelo de Barcelona o Madrid en todo el territorio, -que sí pienso que serán ganadores, por no estar promovido por partidos, aunque lo apoyen-, pero esto no es fácil en todas partes. De hecho ya hay ciudades como Córdoba, Cádiz, Valencia o Santander donde no ha cristalizado, no sé si por las malas y viejas prácticas, por la ausencia de verdaderos liderazgos de consenso o si por esa acusación que leíamos en el confidencial de que “eran iniciativas oportunistas promovidas por IU”; el caso es que en muchos sitios ya hay organizaciones, círculos, colectivos y gente que ya se han apeado.



Algo parecido es lo que puede pasar en “Ganemos Albacete” donde, tras la lamentable reunión de la última semana, en la que hubo un desembarco masivo -más que sospechoso-, l@s convocantes que llevan la voz cantante, -que no son organizaciones sociales sino políticas y sindicales-, tenían demasiadas prisas por aprobar un Manifiesto concreto. Ítem más ya han enviado unas fichas de adhesión sin que el manifiesto esté cerrado, ni los otros documentos, sobre programa y candidaturas, hayan sido debatidos. Viejas formas de arriba abajo que no es la que se está dando en las Plataformas ciudadanas se más éxito.

Que las mismas personas de siempre, con los mismos viejos métodos de siempre, y las mismas rancias políticas de siempre, traten de aprovechar la marca “Ganemos” y venderla como “abierta, democrática y participativa” que respetará la identidad de las organizaciones participantes, creo que no es lo que la gente quiere. Es más, estoy viviendo prácticas que me recuerdan aquellas escaramuzas locales para controlar –en su día- las Plataformas por la Defensa de los Servicios Públicos, -más tarde- la célebre “Cumbre Social” de la que nunca más se supo, o el sueño de una gran Asamblea Ciudadana. ¿Porqué no cristalizó ninguno?

Si seguimos por ese camino, dudo que Podemos vaya a participar -aunque esto solo es una opinión personal- (“Sería un fracaso del espacio Ganemos Madrid que no esté Podemos” decían hace unos días en IUCM). Creo incluso, que esos colectivos y organizaciones sociales que no solían participar en política -y con las que no se está contando suficientemente-, seguirán sin hacerlo; e intuyo que la gran parte de esa Ciudadanía a la que dicen llamar a converger, no nos crea, termine desilusionándose definitivamente y finalmente tampoco apoye el invento. Mientras tanto el PP, tan feliz.

No sé porqué me toca, con demasiada frecuencia, ser esa “mosca cojonera” o Pepito grillo de determinadas proyectos; quizá sea por ese dicho popular de que “todos los cojos tienen muy mala pata”. Pero sea como fuere, no voy a renunciar a esta ingrata tarea porque, no hay cosa que más rabia me dé, que el que se juegue con la ilusión de la gente –y en este caso hay mucha gente joven entusiasmada con una verdadera convergencia- o que, pudiendo hacer algo serio, por el conjunto de la ciudadanía que peor lo pasa en la sociedad, barramos solo para casa con políticas partidistas, no queramos significarnos para que no nos critiquen o simplemente miremos hacia otro lado, porque esto solo, y sin el concurso de la mayoría de la gente, no va a salir.
Creo que quienes tienen o han tenido recientemente responsabilidades en partidos y sindicatos, o quienes siempre han estado en estas operaciones previas, deben trabajar sin protagonismos, pero dando un paso atrás y no siendo las cabezas visibles de un proyecto, que se dice y debe ser, preferentemente ciudadano. Ojalá y fuera gente del movimiento social (pensemos en organizaciones como ATTAC, Ecologistas en Acción, Comisión 0,7% o Stop Desahucios), quienes llevaran inicialmente esa voz cantante, quienes asumieran mayoritariamente las portavocías (como acaban de elegir en Madrid) y quienes llamaran a la ciudadanía –como así está ocurriendo en las Mareas Atlánticas gallegas, Guanyem Barcelona, Ganemos Madrid o Ganemos Sevilla. Naturalmente sería después o detrás, cuando la gente de partidos como IU, PCE, EQUO, M+J, PODEMOS,… apoyaría, se sumara, nutriera y potenciara una verdadera candidatura ciudadana, para junt@s, remover a quienes prevaricando, corrompiéndose y enriqueciéndose, están hundiendo el país y empobreciendo a la gran parte de la ciudadanía.
Es la hora de que se mueva la gente y que se le escuche.


* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO: