miércoles, 26 de febrero de 2014

La Mezquita-Catedral de Córdoba ¿Mora, Cristiana o Patrimonio de la Humanidad?

Por la historia sabemos que la Mezquita de Córdoba originariamente fue una Basílica, -San Vicente Mártir-; más tarde una Mezquita, -el monumento más importante de todo el Occidente islámico- y finalmente la Catedral de Santa María-. También sabemos que, en una tan ciudad intercultural e interreligiosa como la descrita en la Torre Calahorra, la Mezquita-Catedral estuvo desde antiguo dedicada al culto de diferentes divinidades y compartida por Cristianos y Musulmanes durante algún tiempo.

Por la hemeroteca supimos que gracias a una vieja ley hipotecaria franquista, el Obispado de Córdoba en 2006 inscribió la Mezquita-Catedral a su nombre en el Registro de la Propiedad, eso que llamamos “inmatriculación” y que legalmente no concede la propiedad del bien, aunque así lo esté haciendo la ICAR en multitud de municipios (y es que hay dos artículo en la citada ley que es la misma por la que se está desahuciando a la gente en España, que concedían la categoría de administración pública a la Iglesia católica y que permitían que, con la sola firma del obispo, se pudiera registrar a nombre de la Iglesia un bien público no registrado hasta la fecha, como así ocurrió en este y en miles de casos).

Y por la actualidad hemos sabido que un grupo de ciudadanos de córdoba ha solicitado a la Junta y a la UNESCO que, ante los últimos intentos de apropiación jurídica, económica y simbólica por parte del Obispado de Córdoba, de la citada Mezquita-Catedral, deje de emplearse institucionalmente solo el término Catedral para referirse a todo el monumento y que se reconozca jurídicamente su titularidad pública, ya que hace 30 años que esta Mezquita-Catedral fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO, no solo por su extraordinaria riqueza y complejidad sino especialmente por tratarse de un paradigma universal de concordia entre culturas.



La polémica viene marcada inicialmente por tres actores iniciales, a partir de la cual han surgido sendas campañas a favor y en contra y un buen puñado de apoyos entre los que nos incluimos -para no engañar a nadie- siempre desde la laicidad y ciudadanía de este humilde creyente.

1. La Plataforma Mezquita-Catedral de Córdoba: Patrimonio de tod@s, que en contra de lo que ya han tildado algunos medios “neocons”, no está formada por socialistas, ni comunistas, sino por un grupo de ciudadanos/as de Córdoba formado por profesores de la universidad, periodistas, cristianos, musulmanes, agnósticos, miembros de Europa laica, Yayo-flautas,..., denuncia el peligro que corre la Mezquita de Córdoba con las actitudes y gestiones del actual obispo de Córdoba. Una petición/denuncia que hacen pública justo este año en el que se cumple el XXX aniversario de su declaración como Patrimonio de la Humanidad, por parte de la UNESCO.

2. La Junta de Andalucía que con una celeridad más que sorprendente, ya ha encargado un informe jurídico para saber si es competente para solicitar la gestión pública (que no titularidad) de la Mezquita-Catedral. No cabe duda que, pueda o no, la Administración autonómica debería tener en cuenta que el triple carácter del monumento: un Bien de Interés Cultural, reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad y de indudable interés público, y

3. El Obispado de Córdoba, que se quedaría en 2016 la propiedad de la Iglesia si ninguna administración lo solicitara, si bien no ha dicho oficialmente nada, si sabemos por periodista digital que “ha comenzado a preparar un dosier jurídico e histórico que respaldaría sus argumentos en caso de llegarse ante los tribunales” así como que en los próximos días dará una rueda de prensa sobre el tema.

Paralelamente dos iniciativas totalmente contrapuestas han solicitado en internet tanto el apoyo a la iniciativa (la citada Plataforma) como el no apoyo (HazteOir.org). En el momento de escribir esto, la primera que dice NO a la Inmatriculación, llevaba más de 93.000 firmas, y la segunda que reza NO a la expropiación, más de 59.000. Aquí están ambos enlaces:
1. Mezquita-Catedral de Córdoba: Patrimonio de tod@s. Ante los continuados intentos de apropiación jurídica, económica y simbólica por el Obispado de Córdoba, incumpliendo gravemente los principios que inspiraron dicho reconocimiento, desde la ciudadanía pedimos la intervención de las administraciones públicas y de la Unesco con el fin de preservar del peligro que corre su declaración como Patrimonio Mundial.
2. No a la expropiación de la Catedral de Córdoba. Desde mediados del siglo VI la Catedral de Córdoba ha pertenecido a la Iglesia y a los creyentes que la conforman. Y tan solo la fuerza de las armas ha cercenado sus derechos sobre el templo. Ahora quieren volver a usurparlos con argucias y mentiras.

Finalmente hay que reconocer la cantidad de apoyos que desde un primer momento está recibiendo esta curiosa iniciativa: De un lado, casi 100.000 firmas ha recogido la Plataforma en tan solo dos semanas; de otro conocidos personajes del mundo de la cultura ya se han adherido al manifiesto, como Antonio Gala, Federico Mayor Zaragoza, Benito Zambrano, Antonio Banderas, Juan Luis Cebrián, Manolo Sanlúcar, Caballero Bonal, entre otros; y también se cuenta con el respaldo de personas y colectivos cristianos que también han hecho público su apoyo entre los que se encuentran miembros de RRCC como Evaristo Villar, de la Asociación de teólogos Juan XXIII como Juan José Tamayo, de las CCP como un servidor, de las Iglesias de base como José Mª Castillo, de parroquias comprometidas como Enrique de Castro, …
El debate está servido y no dudo que coleará. Pero sea como fuere, yo suscribo las palabras del presidente de la citada Plataforma Mezquita-Catedral de Córdoba, mi gran amigo Miguel Santiago cuando declara que “Como cristiano me provoca indignación que el Obispado quiera apropiarse sin el más mínimo pudor de un edificio Patrimonio de la Humanidad (…) la inmatriculación que de la Mezquita-Catedral hizo la Iglesia en 2006 para apropiarse de ella por 30 euros es un acto que está fuera de todo lo que la comunidad cristiana debe ejercer (…) porque es un patrimonio de toda la gente, de toda la humanidad".

PARA SABER MÁS:
* Salvemos la Mezquita de Córdoba: Por una Mezquita-Catedral de todos.
Cristianos de base rechazan la apropiación de la Mezquita por la Iglesia.
La hoja de ruta para que la Mezquita de Córdoba sea de titularidad pública.
La Junta encarga un informe jurídico sobre su competencia para pedir la titularidad de la Mezquita.
¿Quién está detrás de la expropiación de la Mezquita-Catedral de Córdoba?
La controvertida titularidad de la Mezquita Catedral de Córdoba.
La Mezquita Catedral de Córdoba.
Y... ¿de quién es la mezquita (o la catedral) de Córdoba?
¿Es legal la inmatriculación de la mezquita-catedral de Córdoba?.


* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO: