domingo, 22 de diciembre de 2013

En lugar de endurecer la Ley del aborto, habría que sacarlo del Código Penal. (Otra voz de Iglesia)

Hace mas de 35 años, muchos cristianos de la denominada iglesia de base española, reunidos en torno a las comunidades cristianas populares (CCP) ya tuvimos un extenso debate sobre el espinoso tema del aborto y pese a la gran diversidad de opiniones en nuestro seno, el grito por la despenalización era casi unánime. Muchas de entre nosotros no abortarían, pero nadie acusaba y mucho menos pedía que metieran en la cárcel a una sola mujer que hubiera tenido que llegar a tan dramática situación. Por ello en 1980 elaboramos un amplio dossier sobre el aborto “para la discusión sobre su moralidad y posible despenalización legal” que trabajamos en todas las CCP y decíamos cosas como que “despenalizar no es legalizar”, o que” el legislador, en nombre de la sociedad que le delega, debe optar por dejar a la madurez ciudadana la solución a cada conflicto concreto”. Dejábamos claro que “nadie está contra la vida, pero tampoco se pueden excluir otros valores o principios (…) y en este conflicto de principios no se puede resolver solo a favor de uno”.

Hace ahora 5 años yo mismo escribía en nombre de las CCP del estado español nuestra opinión sobre el tema, pidiendo que se sacara del Código Penal, y para que se vea que no nos arrepentimos para nada y –sobre todo- para que veáis que dentro de la iglesia católica, no todos los fieles piensan igual, voy a reproducir 5 párrafos que decíamos entonces y que sin duda alguna seguimos suscribiendo.



CONSTATAMOS cómo en la actualidad las leyes españolas no reconocen, ni garantizan el derecho de las mujeres a decidir sobre su propia Salud Sexual y Reproductiva, pues hoy día, el aborto voluntario es un delito penado con cárcel, tanto para la gestante como para el personal sanitario, salvo en tres excepcionales circunstancias.

LAMENTAMOS la injerencia de una jerarquía católica que en su nombre y a través de sus brazos armados, los llamados “neocons”, están alentando a una abusiva objeción de conciencia y a una desobediencia civil generalizada, actuando como un verdadero lobby de presión. Ninguna iglesia es quien para imponer sus principios morales a toda una ciudadanía y menos en un estado aconfesional.

MOSTRAMOS nuestra inquietud ante los ataques injustificados que están sufriendo miles de mujeres que interrumpieron su embarazo en el marco de la legislación vigente, así como los provocados a los profesionales sanitarios de los centros autorizados. NOS TEMEMOS que tales agresiones seguirán produciéndose mientras no sea modificada la legislación actual, una ley antigua que no responde siquiera a las recientes indicaciones del Consejo de Europa (salvo Irlanda y Bielorusia, la española es una de las más restrictivas del continente).

CREEMOS que es necesario un nuevo proyecto de ley que reforme la legislación vigente sobre IVE, para que ésta sea tratada en un ámbito sanitario y no en el judicial. Una nueva Ley que reconozca el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo y su propia Salud Sexual y Reproductiva. Es urgente que el aborto salga ya del Código penal,

SOLICITAMOS finalmente que se garantice el derecho a abortar gratuitamente en un centro sanitario público de la comunidad autónoma en la que se resida. Si se tiene que respetar el derecho de los médicos a la objeción de conciencia, el estado debe regularla para garantizar la prestación del servicio. En un sistema público no debería haber objetores pero si los hubiera el Estado tiene la obligación de asegurar -como hace con los servicios mínimos en el caso de la huelga-, el cumplimiento de la ley
.

Ni que decir tiene, que en lugar de haber conseguido alguna de estas peticiones, por mor del ateo Gallardón y sus ateos compañeros del gobierno, lo que hemos hecho es retroceder en el respeto a los derechos y libertades y en este caso de las mujeres. Lo del nuevo ateismo me lo inspita un gran teólogo español que mantiene que estamos siendo gobernados por ateos. "Por más misas que oigan los que pertenecen a ese partido -el PP-, por más obispos que tengan como amigos y por más condenas que impongan a los homosexuales o más obligatoria que sea la asignatura de religión".

Yo espero y deseo que esta reforma, recién aprobada por el Consejo de Ministros, que tipifica el aborto como delito en todos los casos menos dos: violación y riesgo para la salud de la mujer, y aún así con peros e informes múltiples, no sea aprobada en el trámite parlamentario; bastaría con que el voto de sus “señorías” fuera secreto porque ni ellas mismas creen en este engendro de Gallardón.

Permítanme que añada una apreciación desde mi experiencia personal como profesor de Educación Especial (hoy Atención a la Diversidad) que ha dado clases y tratado a muchos alumnos con discapacidad. Suprimir la malformación del feto de entre los supuestos para abortar, me parece una barbaridad. He dado clases a muchas personas con síndrome de Down y reconozco que, dentro de las discapacidades es de las más amables y agradecidas, que un hijo con trisomía ha sido la bendición para muchas familias (también la separación y ruptura de otras) y que las personas con discapacidad tienen tanto derecho a la vida como el que más (pero que no me traten de convencer que un feto antes de las 12 o 14 semanas es una persona). Pero de ahí a obligar a una mujer a que tenga un ser deforme –que no todos son los encantadores Down- si no lo desea, si no lo va a educar como merece, si no va a poder pagarle los costosos tratamientos que necesite o simplemente, si no se atreve a ser madre en esas durísimas situaciones, es una crueldad que ni Dios, ni la Iglesia, ni mucho menos un gobierno perverso pueden imponer. ¡Que el Señor les pille confesados!
Si con la Ley Mordaza decíamos que este gobierno nos retrotraía a los peores tiempos del tardofranquismo español, con esta vil, hipócrita y extemporánea reforma, el Gobierno de ultraderecha nos coloca en los tiempos más obscuros de la dictadura, porque como recuerda sobre este tema la reconocida luchadora por los derechos de la mujer Lidia Falcón "el franquismo sigue gobernando en España ¿Hasta dónde vamos a dejarles llegar?

Para saber más:
• “Católica o no, la mujer debe ser libre de decidir si aborta
• "Los nuevos ateos".
Al Arzobispo de Granada que comparaba el aborto con el genocidio nazi.
• Sobre el aborto y los Obispos http://luisangelaguilar.blogspot.com.es/2006/01/sobre-el-aborto-y-los-obispos.html
• A los Obispos "más preocupados por el aborto que por la crisis".
• "La herencia del franquismo".



* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO: