miércoles, 13 de marzo de 2013

Que EL PAPA FRANCISCO I sea más santo que Santísima Santidad.


Creo que lo dibujó José Luis Cortés cuando pintaba monigotes sobre "la Iglesia que yo quiero", y bien puede ser el titular para hoy, una vez que tras las miles de TV de todo el mundo pendientes de una chimenea, por fin se ha desvelado el misterio. El primer papa latinoamericano salió a la 5ª votación. A ver si es cierto ese dicho taurino que reza aquello de "No hay 5º malo".

Yo, que siempre espero en el cambio (llámenle metanoia o conversión), LO QUE YO ESPERO DEL NUEVO PAPA FRANCISCO I ES:
que trabaje por una Iglesia que reconociera a la mujer en condición de igualdad con el hombre; que se adaptase a los nuevos signos de los tiempos; que aceptase la laicidad como valor de una sociedad aconfesional y plural como la nuestra; que se separara del estado y de los poderes tanto políticos como económicos, y en definitiva, por una Iglesia que sea menos jerárquica, más ecuménica y más democrática; y que renuncie a los privilegios que le concede un injusto Concordato y unos inmorales acuerdos Iglesia Estado como los que defiende con uñas y dientes.

Al nuevo papa le pediría que no se nos presente en loor de multitudes, ni con el patrocinio de los causantes de la crisis actual, como cuando vino su antecesor a España en la JMJ (a cuya imagen ya le quieren preparar la próxima muy pronto), que no nos imponga un catecismo cismático, tridentino y dogmático; que respete la diversidad de pensamientos, ideologías y orientaciones sexuales de sus fieles; que no trate de imponer su verdad, ni el ordenamiento jurídico que hemos de tener, y menos a la sociedad no creyente; que luche de verdad contra el hambre en el mundo y por la erradicación de la pobreza; que defienda a inmigrantes y excluidos y que abra las puertas y ventanas del Vaticano (si opta por quedarse en lugar de venderlo y darlo a los empobrecidos de este mundo) para que entre el aire fresco que quiso el Concilio Vaticano II de Juan XXIII y que sus sucesores han querido enterrar.

¡QUE ASí SEA! Y SI ME LO PERMITEN QUIERO HACER TRES APOSTILLAS.

* Una en clave de humor, que falta nos hace. Fué la profecía de José Mota hace 2 años:



* Otra mas seria y profunda. Y es que Oscar Arnulfo Romero que era muy conservador cambió al ver la realidad y el sufrimiento de su pueblo. A Monseñor Romero lo mataron porque denunció al poder corrupto, a los abusivos terratenientes y los militares golpistas. Aquí podéis ver, en este mismo blog varias entradas sobre el tema.
¿Y porqué digo esto?... Sencillamente porque el historial de este Arzobispo argentino no es muy brillante que digamos. Entre sus perlas negras, apoyo a la dictadura argentina, opiniones reaccionarias con las personas gays,... Pero, ¿No puede cambiar?. Monseñor Romero cambió. Espero que Francisco I sea un buen Papa y su cara al salir hoy al balcón me ha inspirado bondad. Lo dicho, Que así sea.

* Y una ciberacción que me llega de ALANDAR que yo ya firmé y tú puedes firmar aquí "Francisco: te pedimos que renueves la Iglesia", es el encabezamiento de la carta, que podéis leer y firmar en dicho enlace. Os pedimos que, si compartís el contenido, la firméis y la difundáis porque creemos que se puede contribuir a que se abra una nueva etapa.



* * Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO: