miércoles, 9 de enero de 2013

Rajoy, tras desmantelar el estado del bienestar, ya piensa en meterle mano a las pensiones.


Es medianamente conocido que el presidente español,
al igual que sus colegas de Grecia, Portugal, o Italia,
llevan años desmantelando los pilares de la sociedad del bienestar,
ya sea con la escusa de la crisis,
de las exigencias de la troika europea (FMI, BCE y CE)
o de los requerimientos de la “neodiosa” Angela Merkel.

Ni la sanidad, ni la educación españolas son ya una mínima sombra de lo que eran, aunque este gobierno ultraconservador siga mintiendo al decir que siguen siendo públicas y de calidad. Porque lo cierto es que el poder adquisitivo de la ciudadanía española no es ni la mitad de lo que era, después de las políticas del partido popular que, a base de recortes a los derechos fundamentales, impuestos generalizados a los pobres, amnistías a los ricos y subvenciones a fondo perdido a los bancos, ha empobrecido ya a millones de españoles, parados, jubilados, inmigrantes, jóvenes, ancianos,…
¿Y creen Udes que ya ha terminado este cáncer español –el Sr. Rajoy-
que nunca respetó ni su programa electoral,
y con el que engañó a su electorado
(la mitad –confesos o no- ya arrepentido)? … Pues claro que no.

Tras asegurar por activa y por pasiva que las pensiones nunca las tocaría, las alarmas acaban de saltar, al saltarse esa línea roja que supone tocar el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, sea o no sea para pagar la deuda pública española, o sea para evitar el tan temido rescate del país. Este ataque al sistema de pensiones nos parece muy, pero que muy grave y así se empieza a vislumbrar tanto dentro como fuera de España:


• El semanario alemán “Der Spiegel' acusa a Rajoy de "saquear" el fondo de reserva de las pensiones para evitar el rescate del país, y además denuncia la alevosía y nocturnidad con la que están llevando a cabo este atraco cuando reconoce que se ha hecho "en silencio" y que ha pasado "casi desapercibido por el público", y poner en tela de juicio que el peligro haya pasado.
Según el Der Spiegel, el Gobierno español ya “ha comprado sus propios títulos soberanos y ya ha utilizado parte del dinero (4 millones de euros presuntamente retirados del fondo de reserva para pagar las pensiones y ya era la segunda vez que habían gastado de ese dinero) para pagos urgentes e inmediatos". Y según el diario español la Vanguardia, "al menos el 90% de los 65.000 millones activos de los fondos han sido objeto de distribución indebida".

• Según publica David Román en The Wall Street Journal El gobierno usa fondos que respaldan el pago de pensiones para comprar deuda soberana” y se explica en similares términos reconociendo que existen preocupaciones de que las reservas de la Seguridad Social para pagar a los futuros pensionistas se estén agotando más rápido de lo previsto.

• Y es que manejar el Fondo de Reserva de la SS para adquirir deuda pública española -como nos comentaba en privado nuestro amigo y compañero de ATTAC Juan Hdez. Vigueras- es algo más que jugar con las pensiones, porque despojar un fondo previsto para garantizar el pago de las pensiones en tiempos revueltos, es como desviar esa garantía –que él la llama “despolitizada”- hacia la caja del Estado que este gobierno maneja como si fuera suya. O como señalaba el economista Javier Díaz-Giménez, "El gobierno está prestando dinero a otro poder del gobierno".

Según Hdez Vigueras, Doctor en Derecho y miembro del Comité Científico de ATTAC España, hay tres razones que nos llevarían a dudar de que esto sea mínimamente razonable y que resumo no sé si demasiado:
1ª) Esta política del incrementa la recesión económica en un círculo vicioso infernal que lleva a más deuda y más costosa (la mal llamada prima de riesgo).
2ª) Este mayor costo requeriría mayores plazos de amortización y supondría una quita de la deuda pública, una devaluación del valor de mercado de nuestra deuda y una disminución adicional del Fondo de Reserva. y
3ª) Con esta política llegaríamos a una bajada generalizada de las pensiones, cualquiera que fueran los derechos adquiridos, que a la postre sería ampliar el mercado financiero español, objetivo final del neoliberalismo vigente”.

• Ya en la Nochebuena pasada el viejo y reconocido profesor Vicenç Navarro denunciaba una vez más esa campaña de reducir las pensiones públicas con la excusa de que los pensionistas españoles tienen unos retiros muy generosos, ya que dichos argumentos no tienen ninguna validez científica y además son erróneos.


Pero esto es lo que hay en Europa,
y así lo reconocen sin tapujos (y sin vergüenza),
en el ultraliberal y último informe de la OCDE sobre las pensiones en sus países miembros en el que instan abiertamente a los gobiernos
a privatizar urgentemente las pensiones públicas
.

Ante esto solo nos queda luchar.
Y los pensionistas tendremos que salir a la calle,
como una marea más,
que complete el tsunami antineoliberal que ya recorre España.


* Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO: