sábado, 18 de agosto de 2012

Compromiso cristiano con los que sufren‏ (a propósito del traslado a su casa de Josu Uribetxeberria).


Al mundo cristiano sensible con el dolor del pobre, ante la conculcación de todo derecho humano y divino.

El pasado jueves 16 un grupo de cristian@s del Pais Vasco se reunieron a las puertas de la donostiarra catedral del Buen Pastor interpelados –como me consta- en su identidad cristiana por una situación de inhumanidad, injusticia e ilegalidad. Se trata de Josu Uribetxeberria, un preso con cáncer irreversible, en situación terminal y en huelga de hambre, al que se le niega la libertad condicional para que pueda morir en su casa y que tiene que permanecer en una habitación hospitalaria con barrotes. Para mas INRI, al parecer este hombre ya tiene cumplida su condena, pero ésta fue alargada por una decisión política –hoy condenada por unanimidad en el Tribunal de Estrasburgo, pero que los políticos en el poder se niegan a reconocer.

Ni los diarios nacionales se han hecho eco de esta noticia, ni la versión que cito ha sido difundida, ni los obispos y la mayoría de "pastores" han dicho nada en sus sermones. Debe ser que no tiene nada que ver con la vida de Jesús y la exigencia evangélica (si no es de los nuestros se le apedrea y condena... "no juzguéis y no seréis juzgados", "he venido a liberar a los presos").

Mis hermanos de las CCP de Euzkal Herria me han enviado un comunicado que hicieron tras su encuentro de oración, reflexión y compromiso a las puertas de la catedral Buen Pastor de San Sebastián. Como quiera que les conozco y que pese a lo polémico del tema que parece que nunca queremos abordar ni hablar (salvo descalificandolo sin argumentos) yo creo que es una muestra coherente con nuestro compromiso cristiano, aquí os la dejo para quien quiera leerla, dado que no la he visto publicada en ningún otro medio.

Ante la situación de Josu Uribetxeberria y demás presos y presas políticos vascos enfermos

Como Comunidades Cristianas Populares, Herria-2000-Eliza y Coordinadora de Sacerdotes de Euskal Herria hemos denunciado permanentemente la injusticia de un régimen carcelario que conculca derechos humanos de presos y presas y en especial de los presos y presas políticos vascos.

Compartimos con ellas y ellos el día a día de sus sufrimientos en la cruel realidad de unas cárceles donde no se respeta a las personas y su dignidad humana. En lugar de caminar hacia una solución ética, se deteriora y agrava su situación en una cadena de conculcaciones represivas concretadas en la dispersión, aislamientos, alejamientos, prolongación de penas de presos y presas políticos vascos y de incomunicaciones y torturas. Los penosos traslados de sus familiares, con los consiguientes peligros y consecuencias de graves accidentes como los ocurridos recientemente, son un castigo añadido a tanto sufrimiento. Todo esto nos apremia cada día a exigir en nombre de la justicia y de nuestras convicciones y compromiso cristianos el fin de tantas injusticias y el respeto íntegro a sus derechos y, por supuesto, el cumplimiento de la misma legalidad establecida.

Hoy, desde la catedral del Buen Pastor reclamamos con Josu Uribetxeberria en huelga de hambre, junto a otros numerosos compañeros y compañeras en prisión, lo que en justicia y legalmente les corresponde, denunciamos la conculcación de sus derechos y exigimos su libertad junto a la de los trece presos y presas gravemente enfermos.

Hacemos esta denuncia y reclamación en solidaridad y unidos al clamor de tantos ciudadanos y ciudadanas de Euskal Herria en nombre de la justicia y respeto a los derechos de quienes sufren las consecuencias de una política carcelaria inhumana.

En fidelidad al evangelio que proclama la libertad para los cautivos y la amnistía, en una Iglesia que afirma su solidaridad con todos las personas que sufren, denunciamos el silencio de una jerarquía que calla ante estas injusticias que son un atentado en el camino de la paz y reconciliación. Les pedimos que escuchen y atiendan a los familiares afectados; que promuevan el diálogo con las instancias responsables para lograr la solución inmediata de esta crítica y grave situación insostenible. Instamos a las comunidades creyentes a un compromiso activo con todas las víctimas de todas las violencias sociales y políticas y, ahora en especial, en la defensa de los derechos reclamados por Josu y los presos y presas en huelga de hambre.

Con estas denuncias y reclamaciones urgentes en este lugar, desde nuestra solidaridad con Josu y los presos y presas gravemente enfermos, afirmamos nuestra esperanza y nuestro compromiso para lograr la justicia, la amnistía, la libertad y la paz políticas y sociales para Euskal Herria y todos los Pueblos.


P.S.: Una vez escrito este post, me desayuno con la noticia de que "Interior otorga el tercer grado a Bolinaga por "razones humanitarias", lo cual celebramos por ser de justicia, haber aplicado estrictamente la ley y por supuesto sus razones humanitarias.


* Si te ha gustado, COMPÁRTELO y/o VÓTALO: