jueves, 10 de febrero de 2011

CCOO DEL ROJO AL ROSA. ¡ASI NO!





Aunque uno no lo había dicho públicamente, -pero si se había publicado por ciertos mentideros locales-, hace un mes me dí de baja en el sindicato de CCOO por la ingerencia de determinados cuadros y sectores en el devenir de la IU local, donde llegaron a volcar, con sus huestes recién afiliadas, una asamblea que caminaba democráticamente en una dirección diferente. Así se lo expuse por carta a su secretario provincial, y así dejo, aquí,constancia.

Como desgraciadamente ya hemos vivido experiencias parecidas, -con el caso de Nueva Izquierda la operación de las CCOO de CLM fue similar, aunque nunca suficientemente denunciada- espero que a los nuevos dirigentes locales de IU no les pase demasiada factura cuando -como entonces- les quieran cobrar los favores ofrecidos.
Durante toda mi vida laboral, siempre estuve afiliado a un sindicato y sigo defendiendo su importancia, incluso ahora que otros quieren cargárselos. Pero reconozco que si no me hubiera dado de baja por esta ruindad, lo hubiera hecho ahora por el inaceptable acuerdo sobre pensiones que los sindicatos que se dicen “de clase” acaban de firmar, justificando las propuestas de recortes de pensiones de un Gobierno al que, ellos sabrán porqué, le han querido salvar la cara a costa de quienes peor lo van a pasar en este país. No me extraña que Julio Anguita denunciara la semana pasada la traición de UGT y CCOO a sus bases acusándolos de “secundar las políticas del gobierno a cambio de dinero y privilegios que anteponen a los intereses de los trabajadores a los que dicen defender”.
Se que hay algún sector, seguramente del entorno Fidalgo, que celebra que CCOO haya cedido a la línea mas movilizadora que pedía otra Huelga General por considerarla un suicidio, como sé que hay otros que apoyaban el pacto porque suponía valorar las anteriores movilizaciones como generadoras del diálogo con el Gobierno, y como sé de otros que, reconociendo el pacto como diabólico, pensaban que era el menos malo posible o el único posible.
Mi postura no elude las distintas opiniones que hay en la calle o que me consta se dieron en el último Consejo Confederal de CCOO, donde al menos un 10% de críticos votaron en contra de ratificar un acuerdo con un gobierno que no hace sino acatar el dictado de los banqueros, la unión europea y el fondo monetario internacional. No. Mi cabreo viene porque en Albacete, como en otros muchos lugares, no solo no hubo ni un solo voto en contra, ni se cuestionó para nada el vergonzoso acuerdo, sino que ni siquiera hubo debate. Los máximos responsables provinciales avalaron el pacto, llamaron al orden y vendieron, hasta en las ondas, lo invendible.

Como ya publiqué anteriormente, muchas mujeres, la mayoría de la juventud, y la casi totalidad de personas inmigrantes, parad@s y trabajador@s en precario, jamás, y digo bien JAMÄS, conseguirán el 100% de su pensión con esta reforma.


¡Qué pena de cúpulas sindicales!, tan rojas y combativas antes (sobre todo en temas de Seguridad Social y pensiones) y tan rosas y desmovilizadoras ahora.
Si el 29-S decíamos con todos ellos ASI NO, asistiendo a una Huelga General convocada contra estas mismas propuestas, ahora también les digo: ASÍ NO podemos seguir afiliados a su sindicato. Y perdón por la sinceridad.


SI QUIERES:
Wikiovotar