lunes, 27 de diciembre de 2010

AQUÍ VIVO AQUÍ VOTO. CAMPAÑA POR LA PLENA CIUDADANÍA: Tu voto sí cuenta.



Como mucha gente sabe, en las próximas elecciones, las y los inmigrantes de determinados países que tienen acuerdo de reciprocidad con España (Colombia, Perú, Chile, Ecuador, Paraguay y Bolivia, así como con Trinidad y Tobago, Cabo Verde, Islandia y Nueva Zelanda) por fin van a poder participar, siempre y cuando sean mayores de 18 años, tengan cinco años su permiso de residencia y se inscriban antes del 15 de enero en los censos de los municipios donde estén empadronados.
Pero a mucha gente que apostamos por la ciudadanía plena, esto -que ya puede considerarse un logro-, no nos basta. Por eso en 2006 apoyamos la campaña “aquí vivo, aquí voto”. Ahora 4 años después, volvemos a suscribir esta campaña reclamando que los residentes extranjeros en España puedan votar y presentarse como candidatos/as en las elecciones que se celebran en el país donde viven, ya que consideramos que posibilitar el ejercicio de los derechos políticos a estos/as ciudadanos/as es un elemento clave para su verdadera integración social, que no asimilación.
Hay que reformar ya el artículo 13.2 de la Constitución española para que las personas inmigrantes puedan participar en las elecciones autonómicas y nacionales, tal como ya ocurre en otros países de nuestro entorno, así como para que se elimine la exigencia de tratados internacionales bajo el criterio de reciprocidad y baste con la residencia estable en España para poder votar y presentarse como candidato en las elecciones municipales; es mas, la residencia estable debería ser considerada como tal con un plazo temporal muy inferior a los 5 años contemplados en los últimos tratados.
Si queremos ser honestos y verdaderamente justos y solidarios ahora que en estas fechas se nos llena la boca de palabras semejantes, no podemos negar que la reivindicación de la ciudadanía plena y, por ende, del derecho al sufragio activo y pasivo, de los residentes extracomunitarios, en España es:
una exigencia democrática, ya que no existe una democracia plena sin un sufragio universal real, que incluya a todos los miembros de la comunidad socio-política, algo que no ocurre si no se les reconoce a los residentes extracomunitarios sus derechos de participación política,
una reivindicación de justicia social, como contraprestación al hecho de estar sujetos a las mismas normas de convivencia y deberes legales, tributarios… que sus conciudadanos que disfrutan de una ciudadanía plena,
un instrumento de lucha contra la exclusión y la fractura social, ya que la desigualdad y exclusión socio-jurídica de determinados grupos mantenida en el tiempo pone en riesgo la convivencia y armonía social,
una apuesta por la integración y la cohesión social pues acoger a todas las personas que realmente forman parte de la comunidad, superando los límites del concepto clásico de ciudadanía vinculada a la nacionalidad facilita el proceso de integración de los nuevos ciudadanos en la sociedad de acogida,
y un reconocimiento de la realidad social que implica asumir que vivimos en una sociedad plurinacional, multiétnica, multicultural y pluriconfesional.
Que ese gran valor que es la vergüenza, no nos falte nunca, que decía Carlos Marx, y Feliz Año Nuevo.


SI QUIERES
Wikio