domingo, 23 de mayo de 2010

Cristianas y cristianos de base por la refundación de la izquierda


Entrevista a Luis Ángel Aguilar Montero, maestro y miembro de Comunidades Cristianas Populares

Rebelión

“[…] además del plus de esperanza que debe tener todo creyente (la terca esperanza que decía Casaldáliga), trataremos de aportar nuestra exigencia del sentido ético que debe impregnar la acción política, nuestros valores de igualdad, solidaridad, coherencia, radicalidad, fraternidad, laicidad, etc, que obviamente no son exclusivos. Y en definitiva nuestra utopía cristiana (la terca iutopía que digo yo) para la construcción de una verdadera alternativa al capitalismo, de izquierdas, entrelazada con las luchas populares y fundada en unos principios plenamente democráticos”.

Colaborador de Rebelión y de otras páginas alternativas, maestro albaceteño con más de treinta años de ejercicio en la Pedagogía, afiliado a CCOO, miembro de Comunidades Cristianas Populares (CCP) y del consejo de redacción de la revista UTOPIA, miembro de ATTAC, del colectivo de Apoyo al Inmigrante ACAIM, y de la Plataforma contra la militarización de Albacete CONMILAB, Luis Ángel Aguilar Montero es desde noviembre de 2007 coordinador provincial de IU. Luis Ángel Aguilar ha sido miembro del grupo motor del Foro de Cristianos de Base para la refundación de la izquierda. Su bitácora lleva el nombre de “La terca iutopía”.

El pasado sábado 24 de abril, la Parroquia Santo Tomás de Villanueva de Vallecas, acogió el primer encuentro del Foro Estatal de Cristianas y Cristianos de Base por la Refundación de la Izquierda. ¿Qué foro es ese? ¿Cristianos de base es equivalente a cristianos por el socialismo?

Es un foro que forma parte del proceso de refundación de la izquierda que, promovido inicialmente por Izquierda Unida a partir de su IX Asamblea Estatal, tuvo su presentación oficial el 28 de noviembre pasado en un acto masivo que se celebró en Madrid.

Su objetivo es debatir sobre la aportación de la iglesia de base en la construcción de esa nueva fuerza política que queremos sea “la izquierda”.

A la segunda pregunta hay que responder diciendo que no es lo mismo. “Cristianos por el socialismo” (CPS) es un movimiento de cristianos/as progresistas que inicialmente nació en Chile por los años 70 para sostener la candidatura de Salvador Allende y que pronto se extendió por Italia y España de la mano de los conocidos Giulio Girardi y Alfonso Carlos Comin. Sí es cierto que Cristianos/as de Base (CCB) comparte ese extracto de progresía eclesial que bebe igual que CPS del Concilio Vaticano II, pero se configura como un movimiento menos organizado (aunque ahora la web de “redes cristianas” bien podría ser su catalizador más conocido) y que según zonas esta formado por pequeñas comunidades cristianas (CCP), movimientos eclesiales, los propios CPS e incluso grupos parroquiales. Si bien los creyentes de CPS están siempre en las iglesias de base, no todo el mundo de CCB está en CPS.


¿Refundación de la izquierda? ¿Cómo pensáis ese proceso de refundación?

Bueno, es un proceso complejo que intenta reunir a esa gente de izquierdas que hay en este país y que cada día se siente menos representada por el PSOE.

Un proceso que pretende que, de una manera participativa, alumbremos un nuevo programa político para una nueva fuerza política que una a las izquierdas y permita avanzar hacia la III República, el estado federal y el socialismo del siglo XXI que este país necesita, sobre todo ahora en tiempos de crisis y de recortes sociales.

Y todo ello a partir de los distintos foros sectoriales, locales o regionales que ya se están llevando a cabo por todo el país.

La pregunta que está en la mente de muchos: ¿qué izquierda para nuestro tiempo?

Está claro que una izquierda plural, y alternativa a la actual, que además para nosotros debe ser federal, anticapitalista y republicana. A partir de ahí la tenemos que definir y llenar de contenido entre todas y todos.

¿Sois entonces todos miembros o simpatizantes de Izquierda Unida?

No, para nada. De hecho el objetivo de la gente que acude a los foros es que no sean de IU sino activistas de los distintos campos de la izquierda… En Vallecas por ejemplo, salvo la media docena de asistentes pertenecientes al “grupo motor”, el 80% de los presentes no pertenecía a IU Incluso había un buen número de teólogos y teólogas que además de haber suscrito la convocatoria inicial, allí estuvieron presentes. y también mucha gente crítica y algún que otro escéptico.

¿Qué puede aportar un cristiano de base a una organización no confesional como IU?

Como señalaba más arriba, el objetivo no es reflotar IU, ni reconstruir IU, sino refundar la izquierda. Por tanto la pregunta debería ser qué puede aportar un creyente de base a la reconstrucción de la izquierda y ese es el centro de nuestros debates y a lo que tenemos que llegar en los próximos encuentros de este foro.

Por adelantar alguna aportación específica te diré que además del plus de esperanza que debe tener todo creyente (la terca esperanza que decía Casaldáliga), trataremos de aportar nuestra exigencia del sentido ético que debe impregnar la acción política, nuestros valores de igualdad, solidaridad, coherencia, radicalidad, fraternidad, laicidad, etc, que obviamente no son exclusivos. Y en definitiva nuestra utopía cristiana (la terca iutopía que digo yo) para la construcción de una verdadera alternativa al capitalismo, de izquierdas, entrelazada con las luchas populares y fundada en unos principios plenamente democráticos.

¿Puedes resumir las principales conclusiones de vuestro encuentro?

Sí claro. Han quedado expuestas en el denominado “llamamiento de Vallecas”.

Por una parte hemos debatido sobre la relación entre cristianismo de base e izquierda, sobre las características que debe tener la refundación de la izquierda y sobre nuestra aportación a este inaplazable desafío político, ético e histórico.

Por otra hemos constatado como desde el corazón de Vallecas, donde el encuentro y el compromiso compartido entre la iglesia de base y la izquierda –desde los tiempos más duros de la dictadura- fue y es una fértil semilla, que es necesario reconstruir un espacio de izquierdas.

También reconocimos como desde nuestra opción prioritaria por los pobres nos hemos sentido convocados a participar en este proceso.

Nos dejamos interpelar, desde nuestra conciencia y desde nuestra fe, por los brutales efectos que el capitalismo y su crisis tienen sobre la inmensa mayoría de la humanidad a la que privan de su dignidad como seres humanos, y

Decidimos invitar a nuestros hermanos y hermanas de las comunidades cristianas, grupos y colectivos de base a participar en los próximos encuentros del foro para recorrer este utópico camino juntos y junto a sindicalistas, ecologistas, pacifistas, feministas, … y miles de militantes de izquierdas.


¿Qué opinión tiene un cristiano de base sobre la actual jerarquía católica española? ¿Estamos volviendo a los viejos tiempos, a tiempos que pensábamos superados?

Lamentable. la postura de la jerarquía católica, tanto española como vaticana es de vergüenza. no solo no aceptan lo que el Vaticano II llamaba la actualización de los signos de los tiempos, no. Es que están aún en Trento, y en España claro que añoran el nacional-catolicismo. Esta jerarquía está trasnochada y desgraciadamente está alejando a los creyentes de la iglesia.

Da igual que hablemos de la laicidad del estado, de los derechos de gays, lesbianas o transexuales, de la pederastia, del papel de la mujer en la iglesia, del celibato opcional, de las células madres, el divorcio o el aborto, de los crucifijos en la escuela o de defender el penoso concordato y los trasnochados acuerdos con la Santa Sede que son los responsables de que todo esto se dé (claro está por la permisividad de un gobierno que se dice socialista y de izquierdas). De todo ello me he manifestado –y así puede leerse en mi blog “la terca iutopia”, junto a la mayoría de la iglesia de base de este país hoy muy unida en torno a redes cristianas, otra página obligada para saber mas del tema.

¿Se pueden retroalimentar cristianismo y socialismo?

El diálogo marxismo cristianismo lleva muchos años existiendo y retroalimentándose. Recuerdo hace mas de 30 años que ya asistía a cursos de pastoral social en CLM sobre esta temática.

Hasta el arzobispo de Canterbury que es la cabeza visible de la iglesia anglicana, se manifestaba comprensivo con las tesis de Marx estos últimos meses, pues le reconocía “haber analizado correctamente los problemas del capitalismo, y haber advertido justamente los riesgos de la riqueza y el beneficio a toda costa. el mismo destacaba la proximidad de las enseñanzas de Jesucristo y Marx sobre todo en el entorno del Concilio Vaticano II, que hay que reconocer que fue el que impulsó este dialogo marxismo-cristianismo. la literatura al respecto es tan impresionante que basta con buscar en google.

¿Qué queda en tu opinión del legado de cristianos comunistas como Alfonso Carlos Comín?

Comín siempre ha sido un ejemplo para mi, mucho más cercano –aunque igualmente ejemplar- que Camilo Torres. Muchas veces recuerdo su libro Cristianos en el partido, comunistas en la iglesia, primero, porque nos demuestra que el movimiento cristiano comunista no es una utopía y segundo, porque pone de manifiesto la doble presencia de los xnos y xnas en el PC y de los y las comunistas en las comunidades cristianas de base.

Yo sin ser afiliado al PCE –aunque sí milite en IU- me he sentido muchas veces como él, siendo el vaticanista del partido y el comunista de la comunidad.

Fíjate si quedaran cosas de Comín que precisamente las conclusiones de nuestro “llamamiento de Vallecas”, iban encabezadas recordando el trigésimo aniversario tanto de Monseñor Romero como de Alfonso Carlos Comín. Ambos siguen resucitando: uno, en el pueblo salvadoreño y en los comités de solidaridad que llevan su nombre por el mundo entero y otro en la fundación que también lleva su nombre y en tanta gente que sigue su compromiso.

¿Siguen vigentes en tu opinión los postulados de la teología de la liberación?

Es cierto que la teología de la liberacion (TL) ha sufrido implacables persecuciones maquiavélicamente planificadas. Pero tras un periodo de relativa invisibilización, su interés ha vuelto a fructificar en la última década y sus planteamientos, por tanto, siguen totalmente vigentes. y tanto para el tercer mundo para el que están pensados como en su actualización para el cuarto mundo que también tenemos en Europa.

El pueblo sencillo y pobre, aquí y allí, siempre es ninguneado y no valen ni los compendios de dogmas, tradiciones y devociones vacuas, ni esos discursos de aceptar este valle de lágrimas, ni de sumisión a lo que supuestamente dios quiere, ni de negaciones, culpabilidades y castigos.

La teología debe ser para la liberación del hombre y de la mujer, porque libres nos hizo el padre y libres tenemos que ser. Todo aquello que nos esclavice es lo único que puede ser considerado como pecado. y todo aquel que nos esclavice, sea institución o persona, es el verdadero pecador.

Fíjate si la TL estará todavía vigente, pese a las condenas que la curia vaticana inflige injustamente a muchos de sus representantes que hoy día va mas allá de lo religioso, contribuyendo al fin de las dictaduras militares en América Latina y ayudando a establecer esas democracias latinas que acaben con la pobreza y las injusticias en el tercer mundo.

¿Hay quien dude que Lula, en Brasil, Evo Morales en Bolivia, o Fernando Lugo en Paraguay han partido, sido apoyados o tenido contactos con las comunidades eclesiales de base (CEBS) y los teólogos de la liberación?

Una pregunta del momento: ¿deben permitirse los símbolos religiosos en las instituciones públicas? Por ejemplo, cruces en las paredes de los colegios. ¿Pueden los ciudadanos y ciudadanos mostrar sus símbolos religiosos en los espacios públicos?

En un estado aconfesional como el nuestro no deberían permitirse estos símbolos religiosos en los centros públicos. Otra cosa es que la ciudadanía sea libre para llevar los suyos, pero ojo, igual un velo islámico, hiyad, o chador, que un clerigman, birrete o hábito cristiano.

Como dice mi amigo Juanjo Tamayo, en España aun no hemos hecho la transición religiosa pese a llevar 30 años de teórica democracia. La retirada de los símbolos religiosos tanto de las escuelas públicas como privadas nos serviría para avanzar en la necesaria laicidad y aconfesionalidad del estado y nos acercaría en serio hacia el urgente diálogo de religiones en clave de igualdad.

¿Quieres añadir algo mas?

Nada mas. muchas gracias por tu interés, gracias a rebelión por estar ahí, liderando la prensa alternativa, y que si alguien quiere saber más del tema puede consultar en: www.refundandolaizquierda.net, en cristianosdebase@refundandolaizquierda.net, o en mi propio blog “la terca iutopia”.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Igualmente publicado en "www.redescristianas.net", canarias insurgente y otras blogosferas


SI QUIERES
Wikio