domingo, 31 de enero de 2010

¡ TODOS NO !


SOLO IU VOTO EN CONTRA DEL CEMENTERIO NUCLEAR, EN 2006.
La semana pasada, un nuevo debate trampa –el ATC- se nos ha colado en las tertulias e informativos, como en la anterior lo fuera el empadronamiento de los/as inmigrantes (polémica inventada con fines electorales ya que la ley es clara y basta con aplicarla, que ya de por sí es bastante restrictiva para con estas personas). Claro está que así no se habla de la crisis, ni del paro, que sí son los verdaderos problemas de este país.
Pero vayamos al tema que nos ocupa esta semana. Hemos leído en varias informaciones que cuánto cinismo hay en todos los partidos, pues en su día “todos” aprobaron lo del ATC y ahora “ninguno” lo quiere. ¿Todos?. ¿ATC?, vayamos por partes:

1. En primer lugar la siglita. Frente a la mala costumbre de enmascarar con eufemismos las cosas de las que no queremos hablar a las claras, yo a ese “cementerio nuclear” al que le ponen estas siglas para no llamarlo así, porque parece que lo nuclear suena mal, le denominaría Almacén Tóxico de las Centrales (nucleares). Si, ya sé que sus siglas se traducen de otra manera, pero el nombre oficial –y completo-, ese que supuestamente aprobaron ¿todos? en abril de 2006 es Almacén Temporal Centralizado para combustible nuclear gastado y residuo de alta actividad. Lo de temporal tampoco es cierto pues aunque se pone que para 60 años, todos sabemos que los residuos nucleares (problema irresoluble a tener en cuenta antes de elegir esta no tan buena –además de cara- opción energética), tienen una vida radiactiva de decenas de miles de años . Y sí, hoy son seguros esos cementerios, pero sólo hasta que dejen de serlo (un compañero nos recordaba como del Titanic o de las Torres gemelas se decía lo mismo hasta que dejaron de serlo). Además, ¿Por qué nadie los quiere en su provincia, ni en su región?

2. Vayamos ahora al “todos” a favor. Cuando el 27 de abril de 2006, la comisión de industria del congreso de los diputados aprobó la Proposición no de Ley sobre el ATC, a propuesta del PSOE, CiU y el PNV, es cierto que la votaron a favor PP, PSOE, CiU o PNV, pero no fueron “todos” como hoy se dice, porque hubo un partido que no lo hizo. Constrasten y verán que sólo Izquierda Unida (IU-ICV) votó en contra.
El PSOE, que en su día lo propuso y votó a favor, ahora tiene valladares mas ecologistas que nadie con las figura de Bono y Barreda en CLM o del mismo Montilla en Cataluña, su verdadero precursor y promotor siendo ministro del ramo.
El PP, también a favor, pero su caso es aún más esperpéntico. Siempre fueron pro nucleares y así lo ratificaron en 2006. Luego lo quitaron del programa electoral del 2007 y dijeron que se mantuvieran las centrales que hay. Y ahora, lo que es mas esquizofrénico, la Sra. Cospedal dice nucleares sí, pero sus residuos tóxicos que se los quede el vecino. Para colmo cada día le salen más alcaldes díscolos que quieren su minuto de gloria y la posibilidad para sus pobres pueblos del “pan para hoy y hambre (muerte) para mañana”. Incluso el Sr. Rajoy al principio del debate y cuando en su partido Arenas y Cospedal se contradecían, él declara no tener una opinión fundada sobre el asunto.
PP y PSOE acuñan finalmente un nuevo eufemismo, el de la “solidaridad regional”, pues tanto en Cataluña como en CLM, en el PSOE o en el PP, esgrimen la misma escusa (ya hemos contribuido con tantas centrales aquí), insisto un burdo eufemismo con el que tapar las consecuencias de sus elecciones pro nucleares. Como casi siempre, el bipartidismo es poco más o menos lo mismo. En IU, por el contrario, siempre se estuvo en contra de las nucleares y a favor de las energías límpias. Por eso en su día se quedó sola votando y siendo descalificados como extremistas y fuera del mundo. Ahora, lo sigue estando, claro. Pero, se esté o no de acuerdo con quien está intentando reconstruir la izquierda de este país, ¿alguien se acuerda de ello?, ¿sale en algún sitio?, ¿Importa a alguien? Y lo que al final cuenta, ¿se acordará la ciudadanía al llegar las próximas elecciones?

3. Finalmente “el modelo energético”. Y con esto llegamos a lo que debería ser “el quid de la cuestión”. Porque a esta patata caliente hay que dar una respuesta. Y uno está convencido de que, pese a que somos anti nucleares, ahora habrá que apechugar con las consecuencias de lo que unos y otros nos vendieron como la energía del futuro contra la que no cabía objeción. Los locos no lo debíamos estar tanto porque aunque fuera buena, que no lo es, y barata, que tampoco, ¿de qué nos sirve si ahora no sabemos que hacer con la basura radioactiva?. ¿Seguimos pagando a Francia una millonada diaria?.

4. Sr. Zapatero, ¿consenso?, sí (si lo logra); ¿ATC?, no hay mas remedio para lo que tenemos y desechamos. Pero el compromiso que debería adquirir, consensuar y firmar es por el nuevo modelo energético español. Y le apunto dos condiciones si quiere el consenso necesario: Una, firmemos a la vez un Plan por el desmantelamiento progresivo de las nucleares (incluido el cierre de Garoña, que ése si que es ya un cementerio nuclear); y dos, apostemos sin ambajes por las energías limpias y renovables. Si se hubiera invertido, subvencionado e investigado en ellas como se ha hecho con las nucleares, ahora no estaríamos en este debate.

SI QUIERES
Wikio