lunes, 12 de octubre de 2009

IU logra parar un nuevo pelotazo urbanístico en Chinchilla


La semana pasada IU daba a conocer una sentencia del Tribunal de lo contencioso administrativo nº 2 de Albacete por la que se declaraba nulo el proceso de reparcelación de la Losilla; una sentencia que afirma que todos los planes aprobados hasta ahora de “La Losilla” incurren en causa de nulidad, y en la que es el propio Juzgado quien propone elevar, la cuestión de ilegalidad al Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha para declarar la nulidad de todo el PAU, una vez que sea firme la sentencia.
Una noticia que alegraba a unos, -los denunciantes y su letrada-, que por fin veían como la justicia les daba la razón en algo que debería ser tan sencillo como que se cumpliera la Ley; que sorprendía y extrañaba a otros -en el Ayuntamiento de Chinchilla- que dicen no entender lo que pasaba; y que dolería –imaginamos- a la urbanizadora Montearagón y a sus promotores, que verían frustrado así su mega proyecto -aunque vaya Ud. a saber si no les han hecho un favor con esto de la crisis y con el préstamo de 60 millones de euros congelado por la CCM-.

Este recurso se gana gracias al tesón de una IU a la que no le tembló nunca el pulso (siempre votó en contra del proyecto) y a la confianza de su letrada, Dña Almudena Alarcón que en todo momento confió en ganarlo habida cuenta de lo flagrante de la ilegalidad.

Como se recordará esta urbanización tenía prevista su ubicación a 6 Km. del municipio de Chinchilla y a 7 Km. de Albacete (un Km. mas allá para que al plantearse en Chinchilla, ésta estuviera exenta de hacer las correspondientes VPO a las que obliga la Ley del suelo, y que por la célebre LOTAU que Bono le regaló al “pocero” para que hiciera su Quiñón en Seseña, ya no le obligaba. En definitiva se trataba de urbanizar más de 2 millones de metros cuadrados (que previamente fueron recalificados como urbanizables cuando era un secarral de suelo rústico); se trataba de construir mas de 1.800 viviendas de renta libre y, tras la modificación inicial, también un campo de golf. En suma, la Losilla triplicaría la actual población de Chinchilla, al albergar a mas de 7.000 personas, y todo ello sin garantizar los servicios básicos mínimos.

Desde IU siempre hemos estado en contra de este proyecto, no sólo por razones jurídicas, sino por ser un proyecto muy perjudicial desde un punto de vista medio ambiental, económico y social, que sólo buscaba una ganancia desmesurada de unos pocos.

No podemos terminar este artículo sin conectar este caso junto con otras sentencias tan emblemáticas como la citada del Quiñón de Seseña, las Higuericas de Hellín (recientemente vapuleada gracias también a IU y a Ecologistas en acción) o Yebes de Guadalajara-, ya que esta sentencia supone paralizar un modelo de desarrollo urbanístico y económico, basado en el ladrillo, tan ampliamente amparado y promovido por el gobierno regional, y tan financiado en buena parte por la CCM, lo que ha sido una de la causas principales, al igual que en el resto de España, de la crisis económica que padecemos.

Esta sentencia debe hacer reflexionar al gobierno de Castilla-La Mancha, para que cambie ese modelo de desarrollo económico amparado en la construcción desorbitada, y gire hacia otro modelo que se base en un desarrollo económico y social mucho mas justo y por supuesto, medioambientalmente viable”.