domingo, 6 de septiembre de 2009

“El ALBA”: Un nuevo amanecer y una nueva esperanza.


Aunque soy de Albacete y socio del “Alba” de mis amores, no es a ellos a quien le dedico estos epítetos, que ya me gustaría fuesen realidad.
Aunque me gusta Aute y sus letras, tampoco este canto va por su inmortal canción “Al alba”, esa que escribiera tras las últimas penas de muerte del franquismo.
Y tampoco me refiero a las amigas que llevan con orgullo este precioso nombre. No.

El ALBA, (La Alternativa Bolivariana para América Latina y El Caribe), es una esperanza de los países mas aperturistas de Latinoamérica para poder parar el dominio estadounidense, ya que prácticamente todos, -menos Colombia y Perú, (pues Honduras que quería apoyarla, sufrió el indigno golpe de estado a Zelaya)- están por la que puede ser una alternativa real al tan deteriorado ALCA (ese tratado de Libre comercio que se crea en 1994 para que las multinacionales estadounidenses despojaran de sus riquezas y materias primas, a todos los países desde Canadá a Chile.

El ALBA, ese tratado en clave de igualdad, entre los diversos estados latinoamericanos que voluntariamente decidieron unirse, empezó en 2004 y ahora comienza a dar sus frutos, pues ya son 10 los países adscritos, y ya existen otras estructuras complementarias comienzan a potenciarlo tanto política como económicamente (Petro caribe, Banco del Sur, Grupo de Río, Unasur), además de estar dotándoles de una mayor capacidad de dialogo y competencia con el Imperio. La Alternativa Bolivariana para América Latina es en definitiva, una promesa de integración diferente: En tanto el ALCA respondía a los intereses del capital trasnacional y perseguía la total liberalización del mercado (bienes, servicios e inversiones), el ALBA pone el énfasis en la lucha contra la pobreza y la exclusión social y, por lo tanto, expresa los intereses de los pueblos latinoamericanos. Ese y no otro es el mayor motivo de esperanza que alberga este nuevo amanecer.

Hoy mas que nunca, ahora que el imperio contraataca, -y lo de las siete bases americanas en Colombia son un buen ejemplo de ello-, ahora es cuando mas tendríamos que recuperar el viejo lema internacionalista de la izquierda y apoyar desde todo el mundo esta autentica alternativa para relanzar la unidad latinoamericana y caribeña. El ALBA, como propuesta bolivariana, se suma a la lucha de los movimientos, de las organizaciones y campañas nacionales que se multiplican y articulan a lo largo y ancho de todo el continente contra el ALCA, como la celebrada este sábado 5 de septiembre en mas de 50 países ante las embajadas de Venezuela en todo el mundo, para expresar su respaldo a la Revolución Bolivariana y poder contrarrestar la campaña de desprestigio internacional que hay montada en contra del presidente Hugo Chávez. (http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article9785)

TOD@S con el ALBA. ¡Otra América es Posible!


Jamás hubo en América de la independencia a acá, asunto que requiera más sensatez, ni obligue a más vigilancia, ni pida examen más claro y minucioso, que el convite que los Estados Unidos potentes, repletos de productos invendibles, y determinados a extender sus dominios en América, hacen a las naciones americanas de menos poder...”. José Martí

menéalo