jueves, 9 de abril de 2009

21.000 NAÚFRAGOS EN EL ESTRECHO



Sí, sí, han leído bien, hemos puesto 21.000 naúfragos y no muertos, a los que según la ley del mar, se les debería haber socorrido en lugar de tratarlos como inmigrantes, porque esta es la cifra que a lo largo de los últimos 20 años (según la APDH-A desde el 1 de noviembre de 1988, en que aparecieron los primeros cadáveres en las playas de Tarifa), han perdido la vida intentando llegar a nuestro país).
Este es nuestro particular "viacrucis" que no puedo dejar de recordar en este Viernes "santo". Una verdadera "tragedia colectiva" devenida ni mas ni menos que por las políticas migratorias de nuestros gobiernos y los de la Unión Europea.
Es precisamente la Asociación Pro-Derechos Humanos de Andalucía quien en su último informe "DERECHOS HUMANOS EN LA FRONTERA SUR 2008" dado a conocer hace 15 días nos pregunta si ¿Se puede emigrar de forma legal y ordenada? Vamos que si puede un joven africano emigrar a España de la forma legal que auspician los mandatarios europeos?. Porque claro, a qué político no le ha salido la típica frase de que está a favor de una “migración legal y ordenada” frente a la “inmigración ilegal” y descontrolada?. Pues muy de acuerdo con mis amigos de la APDH-A, yo también creo que la respuesta es NO. Y reproduzco los datos que ellos pacientemente han ido recogiendo: "del incremento de casi medio millón (494.485) de extranjeros en España durante 2008, tan sólo 8.749 personas -un 1,8%-, proceden del África Subsahariana". Claro luego hay quien pensará que es una casualidad, pero nada de eso; está claro que esto es la consecuencia de una opción consciente por la que estamos apostando deliberadamente. Y, claro, así, es muy dificil llegar “legalmente” a España. Porque entre el contingente (que dicho sea de paso ha sido un fiasco como sistema de gestión de flujos hasta llegar casi a cero, las cada vez mayores restricciones para la reagrupación familiar, y la restringentes normativas y consulados, ¿quien va a llegar aquí legalmente?.
Aquí lo mismo el PSOE que el PP, no hacen sino insistir en el mito de la “inmigración legal y ordenada”, que dicho sea de paso es muy electoralista, pero la verdad es que intentan evitar el afrontar la realidad de uns flujos migratorios y unas enormes desigualdades económicas, politicas y sociales entre Europa y África, a la vez que ocultar su particular visión, enormemente utilitarista de las migraciones. Solo quieren que vengan los que sean necesarios para nuestra economía (la inmigración “deseada”, frente a la inmigración “sufrida”, de la que habla el gobierno francés y practica el gobierno español). Son estas concepciones y no otras las que condenan a quienes se ven obligados a emigrar, a hacerlo de una manera clandestina a la vez que forzada. Por eso hablan nuestros amigos de la APDH-A de "migraciones clandestinizadas" en su informe.
Con ellos suscribo que "La lucha contra la “inmigración ilegal” se ha convertido en el Norte de todas las políticas de la Unión Europea y de España. Y como explicó Zapatero en la última campaña electoral, la lucha contra esta inmigración, para nosotros obligada a circular clandestinamente, es el eje de las políticas migratorias de nuestro gobierno. Pese a quien pese, y por encima de cualesquiera otras consideraciones,se trata, -y esto son palabras de Zapatero-, de que no salgan, de que si logran salir que sean interceptados y en caso de que logren llegar que sean expulsados lo antes posible". Felices Pascuas