martes, 17 de febrero de 2009

Luis Herrero, el provocador que vino de víctima.


Ya somos muchos los que estamos hartos de la sempiterna intoxicación informativa contra el gobierno del presidente de Venezuela
¿Saben Uds que el Sr. D. Luis Herrero, -eurodiputado del PP- participó activamente en la reciente campaña del NO en el referéndum venezolano? y ¿saben que este señor no fue aceptado como observador internacional porque se manifestó tomando parte por el NO y llegó a insultar a las autoridades venezolanas?. No, verdad!; pero a que sí han oído y/o leído que este pobre hombre fue detenido y expulsado de este país que vive en una dictadura?. ¡Ya está bien de manipulaciones!
Todo el mundo sabe, aquí y en la china, en España y en Venezuela que no se puede hacer campaña electoral en las jornadas de reflexión y de voto, y mucho menos andar descalificando, máxime cuando uno no está en su país.

¿Que hubiera pasado si un extranjero tan "santo" -tal día como la jornada de reflexión anterior a una elecciones-, hubiera hecho unas declaraciones ante distintos medios de comunicación criticando la “transparencia” y talante “democrático” de las decisiones de la Junta Electoral Central, o hubiera llamado dictador al presidente Zapatero?. Pues eso mismo fué lo que hizo el señor Herrero, nada mas que donde escribo JEC hay que poner "Consejo Nacional Electoral (CNE), el encargado de la organización del referéndum en Venezuela, y donde dijimos ZP, hay que decir, Presidente de Chávez.

Presentarse en un país, del que constantemente ha criticado a su presidente(nadie ignora lo que este Luis Herrero bramaba cuando hablaba por la COPE), y hacer campaña con las fuerzas opositoras, llegando incluso al insulto público y a verdaderas provocaciones ante los medios, es algo indigno, ventajista y mezquino. Claro que no es de extrañar, viniendo de todo un experto en agitaciones mediáticas, que debió heredar de su inequívoca tradición familiar como hijo de un ministro de Franco, y que perfeccionó con su experiencia profesional en la reaccionaria cadena antes citada.
No ha sido tan conocida la respuesta dada desde La Embajada de Venezuela en Madrid, que han reconocido que el eurodiputado fue expulsado del país por decisión de las autoridades electorales, en cumplimiento del ordenamiento legal venezolano que prohíbe expresamente la participación de ciudadanos extranjeros en la política doméstica; como tampoco que esta decisión vino acompañada de la denegación de la credencial de observador teniendo en cuenta su "actitud beligerante e irrespetuosa frente a las instituciones del Estado venezolano", que además supuso un "factor de desestabilización" del proceso electoral.

"Las declaraciones públicas del señor Herrero -dice la nota de la embajada- resultaron atentatorias a la armonía y a la paz del país, promoviendo dudas sobre la pulcritud del proceso electoral venezolano y sobre el árbitro electoral". Y, por su parte, la delegación diplomática venezolana en Madrid anteayer desmintió categóricamente las declaraciones falaces dadas por el eurodiputado Herrero y por otras versiones parcializadas, según las cuales éste habría sido tratado de manera abusiva por las autoridades policiales venezolanas que lo condujeron al aeropuerto".

Para colmo, y en contra de lo que se ha difundido en España en la mayoría de los titulares de prensa, sería bueno recordar que lo que se ponía a votación no era el ilimitado número de mandatos de la Presidencia del país, sino, la posibilidad de volverse a presentar si así lo deciden los ciudadanos. ¿No es eso lo mismo que puede hacerse en España? ¿Porque no se matiza correctamente y nos rasgamos acríticamente las vestiduras?