jueves, 22 de enero de 2009

Anulación de los juicios sumarisimos por rebelion militar ¡YA!




Con gran ocurrencia, plantea mi buen amigo y correligionario Javier Domínguez, como pedir la anulación del jucio contra "El lute" podría ser un buen ariete para avanzar en la correcta aplicación de la memoria histórica. Casi nadie sabe que a este "bandido", cuyo delito fué robar una joyería y alguna que otra gallina, se le aplicó un juicio sumarísimo (los que se aplicaban en el franquismo), que además de todas las irregularidades, conllevaba la aplicación del delito de "rebelión militar". Mil veces hemos dicho que esos juicios deben ser declarados Nulos, y hasta que no lo consigamos, muy poco avanzaremos con la ley de Memória histórica.
Os reproduzco su artículo que no tiene desperdicio y a ver qué podemos hacer con él.

El Lute y la Rebelión Militar

Me parece muy importante para todos que el Lute, el quinqui que robó una joyería y le condenaron a muerte en un juicio sumarísimo por Rebelión Militar, consiga la anulación del juicio. Le aplicaron las normas y el procedimiento previsto en el Codigo de Justicia Militar de la República para la verdadera Rebelión Militar, -un motín en un barco de guerra por ejemplo-, que permitían a la autoridad militar, formar un tribunal compuesto por personal no jurídico y a nombrar un defensor que no fuera ni abogado, único para todos los encausados, si son varios, que tendría cuatro horas para preparar la defensa, sin posibilidad de apelación, y que podría aplicar desde penas de seis meses y un día hasta la pena de muerte, según la implicación en la Rebelión y según la Graduación de los participantes.
Estas normas y este procedimiento sumarísimo se aplicaron a "delitos" civiles, como hacer pintadas en las paredes o tener reuniones ”subversivas” o escaparse de la prisión militar o hacer una huelga o pertenecer a un Partido Político, con pena de muerte si se pertenece en grado de dirigente (por aquello de según la graduación militar). Por rebelión militar fueron condenados varios centenares de miles de personas, -mas de cien mil a muerte-, y entre ellas las trece rosas, mujeres, algunas menores de edad, dirigentes del PSUC.
Es importante que en el caso de El Lute la sala de lo militar declare nulo el juicio, porque no hubo rebelión militar y por tanto no era legal un juicio sumarísimo. Y eso sería una buena brecha para que todos los que fueron condenados por rebelión militar, de los que todavía viven unos miles, pidan también la nulidad, a ver si conseguimos que Nuestro Insigne Tribunal supremo declare que ser de la UGT o del PCE o de PNV o de Ezquerra Republicana, o declararse en huelga o tener una reunión para oponerse al régimen, NO ES REBELIÓN MILITAR.
FUERON JUICIOS NULOS. Esto que lo sabemos todos y tiene que declararlo un Tribunal Supremo de la democracia. Hasta ahora se han negado en redondo a revisar los juicios porque saben que si los revisan tienen que declararlos nulos. (Puig Antich, cuyo juicio han revisado no fue fusilado por Rebelión Militar sino ejecutado a garrote por asesinato). Con el Lute lo tienen más crudo porque ninguna persona en su sano juicio y menos un juez puede sostener que robar gallinas o asaltar una joyería sea Rebelión Militar. Es elemental. Javier Domínguez. Madrid