domingo, 28 de diciembre de 2008

La hipocresía argumental de Rouco sobre la familia cristiana.



¿A dónde va esta Iglesia Católica?
La verdad es que para algunos, el que suscribe no debe estar autorizado a hablar sobre este tema pues seguramente dirán que, siendo divorciado y casado en segundas nupcias, no pertenece al prototipo de familia cristiana que esta clericalla que tenemos por jerarquía en la Iglesia católica, considera. Tampoco si consideramos que anda con inmigrantes sin papeles y es amigo de gays y lesbianas. Y menos aún desde que aceptó militar en un partido como IU. Pero mira por donde uno, que se sabe legitimado por la libertad de expresión, y que se la reconoce a quienes tanto disertan y pontifican sobre temas que teóricamente no conocen, quiere decir su opinión, que además es la que expresan y comparten miles de cristianos y cristianas de base, que por supuesto no estuvieron en Madrid este 28 de diciembre.
¿Para qué tanta ostentación, Sr. Rouco?, Acaso nuestra Fe no debe ser mas humilde y menos pública? ¿A quien queremos engañar?. ¿Dormirán tranquilos con tanta hipocresía, tanto Uds (con tanto homosexual -algo que no es condenable- y hasta pederastas -cosa altamente censurable-, en sus filas) o algunos de esos manifestantes que seguro han abortado alguna vez, se habrán separado, o lo harán, y tendrán algún hijo con una orientación sexual diferente? ¿Qué pasa que no es lo mismo predicar que dar trigo?
¿Por qué tanto salir a la calle mirándonos el ombligo y no lo hacen nunca por las causas humanitarias que de verdad lo merecen? ¿Porqué nunca convocaron manifestaciones por el 0,7%, o contra la guerra o contra el hambre en el mundo? ¿Por qué ni siquiera participan en las convocadas?. Mire Ud eminentísimo cardenal, se les ve demasiado el plumero. ¡Claro que como el Sr. Zapatero sigue haciendo las genuflexiones necesarias para seguir manteniendoles unos intolerables privilegios, no me extraña que sigan engañando a la gente y utilizándola para sus verdaderas y perversas intenciones!
Porque incluso si de verdad habláramos de la defensa de las familias, ¿Porqué solo insisten en el único modelo que uds propugnan y se dejan a tanta gente en el camino? ¿Porqué esa defensa de la familia tradicional, llamada a vivir una espiritualidad tan desconectada de la realidad y de los problemas que padecen las familias contemporáneas?.
En esta ocasión estuvo Ud menos mitinero aunque se centrara en los tópicos de siempre como el aborto, el divorcio o los matrimonios homosexuales. Pero ¿porqué no habló de las familias monoparentales, separadas, rotas o reconstruidas, de las formadas por curas casados, por lesbianas o gays, … a los que nos excluyen sistemáticamente, sin ninguna razón evangélica de peso?.
O mejor aún, ¿Por qué no habla de las familias afectadas por la crisis, las que acaban de ingresar un nuevo miembro al paro, las que cada día son mas pobres por culpa de unos intermediarios financieros sin escrúpulos y un gobierno que sigue quitando impuestos a los ricos y haciendo pagar la crisis a los de siempre?. Denuncie a los verdaderos responsables de la crisis –que le recuerdo que ese si es un deber profético- y verá como así sí se ayuda a las familias, y no solo a las cristianas sino a las que mas lo necesitan.
Y puestos a hablar de familias sufrientes o perseguidas, porque no habló Ud de las familias inmigrantes, o denunció a un gobierno que acaba de aprobar una normativa para dificultar la reagrupación familiar e impedir que los padres puedan traer a sus hijos o a la inversa?. ¿Esas no son familias cristianas? O ¿acaso no las conoce Ud?. ¿Tampoco se acordó de esos miles de familias que cuentan con algún familiar con graves problemas de dependencia, en el mejor de los casos reconocido, aunque no atendido?
¡Que inocentada, Sr. Rouco!, ¡Qué inocentada la del 28!. Ojalá 2009 nos devuelva la sensatez y el sentido común. ¡Ah! Y un poquito de Amor. No pido más. Lo demás se nos dará por añadidura.

lunes, 22 de diciembre de 2008

APOYO A LA CAMPAÑA CONTRA LA ENERGÍA NUCLEAR DE GREENPEACE



En unos tiempos en los que además de intentar cambiar lo poco que nos dejan a nivel local, es mas necesario que nunca que nos posicionemos cada vez mas unidos en los temas globales que juntas y juntos podemos parar. Así lo conseguimos en casos como el de los medicamentos para África o la reciente paralización de la Jornada de 65 horas que nos querían meter en Europa por la puerta de atrás como hacen con todas las terribles directivas (la no olvidada Bolkestein o la de la vergüenza).
En esta ocasión, creo que hay que sumarse a la campaña que muy acertadamente nos plantea Greenpeace, “Yo soy antinuclear”, a la vez que plantea al gobierno socialista la necesidad de mantener la moratoria nuclear en España, yendo algo mas lejos con la implementación de nuevas medidas que hagan posible un sistema energético que camine al 100% de su centro en las energías renovables y en el ahorro y la eficiencia energética. Desde IU siempre hemos apostado por establecer un plan de cierre progresivo de las centrales nucleares, así como por su sustitución por las llamadas fuentes energéticas limpias.
Desgraciadamente hoy estamos presenciando un tímido resurgir de gente que se muestra a favor de la energía nuclear como la mejor manera de satisfacer nuestras inagotables necesidades energéticas. Y esto hay que contrarrestarlo en la calle y elevarlo a las instancias políticas que puedan cambiar el sistema. Un sistema y unos gobiernos a los que se les llena la boca con el célebre “modelo energético sostenible” pero que luego no cambian el actual que no es económicamente eficiente, ni socialmente justo, ni medioambientalmente aceptable.
Desde aquí os invito a conocer mas esta campaña y a apoyarla visitando la página de Greenpeace “https://colabora2.greenpeace.es/yosoyantinuclear/“. Yo ya firme y ya somos 31.184. ¿Te apuntas?
¿Quién no puede estar de acuerdo con una campaña que nos recuerda que la energía nuclear es muy peligrosa, que las centrales nucleares son objeto potencial de ataques terroristas, que la energía que produce es la más sucia, que es la fuente de energía que menos empleo genera por unidad de energía producida, que provoca un fuerte rechazo social, que es una energía muy cara, que es una energía no es necesaria, ni una solución para el cambio climático y que no genera independencia energética?.

viernes, 19 de diciembre de 2008

CAYO LARA REPRESENTA UN NUEVO TIEMPO PARA IU, Y PARA SU DESPEGUE COMO MOVIMIENTO SOCIAL Y POLITICO





Cayo Lara, J. J. Nuet y el que suscribe en el último C.P.F.

El Coordinador provincial de IU de Albacete, Luis Ángel Aguilar ha hecho públicas sus valoraciones tras la elección el pasado domingo de su compañero y amigo, Cayo Lara, como máximo responsable a nivel estatal de Izquierda Unida.

Aguilar ha dicho que “está muy satisfecho con la elección”, y ha remarcado que “es nuestro líder indiscutible a nivel regional, que es nuestro amigo personal, que le conocemos mejor que en ninguna otra federación de IU por todo lo que ha hecho en CLM y, desde ayer, ya es mi coordinador federal y el de toda IU”

“Este nuevo tiempo para IU, va a ser el tiempo del despegue, y lo va a ser de la mano de Cayo”, dijo el Coordinador provincial de IU, para añadir que “en este tiempo de la refundación no solo no sobra nadie, sino que son muchas y muchos los que faltan y van a tener su hueco”, casi repitiendo las palabras pronunciadas por Cayo Lara, nada mas ser proclamado Coordinador General de IU.

También quiso destacar el dirigente albaceteño de IU como “las primeras palabras y actuaciones de esta nueva etapa de IU son para hablar de la Crisis, con mayúsculas y llevar a cabo esos 1000 actos, como mínimo, por toda España, tanto para desenmascarar a los verdaderos responsables, como para desgranar nuestras propuestas”, dijo Luis Ángel Aguilar, que recalcó como la segunda acción, íntimamente relacionada con la primera es la movilización contra la política y las recetas económicas neoliberales del gobierno para afrontar la crisis”

“Tampoco debemos olvidar nuestra lucha contra la Ley Electoral y recordar que Cayo es un notable defensor de su reforma –probablemente de los que más- y estoy seguro que este tema será prioritario y transversal en la agenda de la dirección que ahora encabeza”, manifestó Aguilar, que también dejo claro que no caerá en el olvido nuestro combate contra la corrupción urbanística y la especulación inmobiliaria y sus consecuencias económicas, financieras y sociolaborales”.

Por último Aguilar, que es miembro del máximo órgano de dirección de IU, su Consejo Político Federal, insistió en que Cayo “aportará sin duda todas sus muchas cualidades personales para el despegue de IU: espíritu de unidad y consenso, su carácter dialogante y paciente, y por supuesto sus enormes dosis de honradez hasta la excepcionalidad”.

domingo, 14 de diciembre de 2008

jueves, 11 de diciembre de 2008

Ciudadanía europea y derecho de voto para todos los residentes.



Me llega de Paris con fecha 9 de diciembre, mas concretamente de la ACER (Asociación para una Ciudadanía Europea de Residencia), un comunicado que aunque no traducido aún al castellano, pide claramente al Presidente del Consejo Europeo, la instauración de la ciudadanía europea de residencia, junto a la ciudadanía actual basada en la posesión de la nacionalidad de uno de los Estados miembros. También, y derivado de ello, se solicita el derecho al voto y a ser elegidos en las elecciones municipales y europeas para todas y todos los residentes europeos, sean de la nacionalidad que sean.
Me parece importante recordar que fue con el Tratado de Maastricht cuando se instauró una división en la atribución de los derechos a los residentes extranjeros en función de su sola nacionalidad cualesquiera que fueran por otra parte sus cualidades personales. Desde entonces los extranjeros se dividen en dos grupos bien diferenciados: “los buenos extranjeros” que tienen la nacionalidad de uno de los estados miembros, tienen la ciudadanía europea y por tanto el derecho a votar y a ser elegidos y elegibles en la elecciones municipales y europeas, y “los otros extranjeros”, mas de 15 millones en toda Europa (equivale a toda la población de los Países Bajos), que son excluidos. Curiosamente solo 8 países de los 27 de la Unión superan en habitantes a estos 15 millones de extranjeros no comunitarios que residen en la Unión Europea.
También que ya son varios los países que han ampliado el derecho de voto en las elecciones locales a los extranjeros no comunitarios con o sin derecho a ser elegidos (En el Reino Unido, los nacionales de la Commonwealth tienen el derecho de voto activo y pasivo a todas las elecciones y en consecuencia a las elecciones municipales y europeas).
Y finalmente, también me parece oportuno recordar como ya en la Cumbre Europea de Tampere del 16/10/1999, cuyo lema era “HACIA UNA UNIÓN DE LIBERTAD, SEGURIDAD Y JUSTICIA:”, se señalaba lo siguiente: “El estatuto jurídico de los nacionales de terceros países debería aproximarse al de los nacionales de los Estados miembros. A una persona que haya residido legalmente en un Estado miembro durante un periodo de tiempo por determinar y que cuente con un permiso de residencia de larga duración, se le debería conceder en ese Estado miembro un conjunto de derechos de carácter uniforme lo más cercano posible al de los ciudadanos de la Unión
Ya hace unos meses se empezaron a recogen firmas con este fin y con fecha 30 de noviembre se le enviaron al Sr. Sarkozy, en su calidad de presidente del Consejo europeo con dicha demanda.
En España, por el momento, solo hay 12 organizaciones firmantes (abanderadas por la prestigiosa federación de asociaciones “SOS Racismo”, o las no menos importantes APDH-A, Asociación pro derechos humanos de Andalucía o el CEDEHU). Sería importante que sumáramos apoyos y sobre todo que siguiéramos divulgando esta campaña para ir creando conciencia y conseguir que finalmente se eliminara una discriminación que entra en contradicción con el principio de igualdad en el que se basa la Unión Europea.
No se puede proclamar la adhesión de la Unión a la igualdad y a la democracia y excluir a esta población del debate democrático. El Consejo Europeo recuperaría buena parte de su perdida credibilidad si propusiera una modificación del Tratado de Maastricht para permitir la concesión de la ciudadanía de la Unión y el derecho de voto para las elecciones municipales y europeas a todos los residentes. Ante toda la gente de bien y a los ojos del mundo, sería un importante avance de la Unión hacia la igualdad y la democracia.

Interesados enviar adhesiones a “paul-oriol@orange.fr“

jueves, 4 de diciembre de 2008

Apostando por la laicidad



Pensaba esta semana es escribir algo sobre el tan traído y llevado tema de los crucifijos en las escuelas. Nuestra opinión siempre ha sido muy clara y así lo hemos afirmado en escritos como "La escuela no es el ámbito educativo de la Fe", "laicidad concordato y decálogo laico", o "revisión del concordato ¡ya! (Todos ellos publicados en este blog). Finalmente y como quiera que los crucifijos son casi la anécdota, pues el fondo de la cuestión, es la verdadera y necesaria laicidad de un estado aconfesional, y el trasfondo son los trasnochados acuerdos con la santa sede (concordato incluido) que hay que denunciar ¡ya!, he optado por traer aquí el Manifiesto que hemos firmado ya miles de creyentes repartidos en mas de 150 colectivos eclesiales de España.



Manifiesto por la laicidad
Redes Cristianas, desde su doble pertenencia a la comunidad cristiano-católica y a la sociedad civil, apuesta decididamente por la independencia, respeto y colaboración entre estos dos ámbitos y aboga por un Estado laico que supere el actual confesionalismo encubierto y por una Iglesia inspirada sólo por el Evangelio y no sometida a ningún tutelaje del Estado.
Consciente de que las actuales relaciones entre Iglesia/Estado en España, basadas en los Acuerdos del 1979, han sido el principal obstáculo a la separación entre ambos y que actualmente están generando un gran malestar en amplios sectores sean católicos o no, Redes Cristianas manifiesta claramente su postura e invita a sumarse a cuantas instituciones o personas quieran hacerlo.
El desarrollo progresivo de la laicidad debe ser considerado como un hecho positivo. Es la lenta maduración de la humanidad hacia una cultura del pluralismo, del respeto a la diferencia, es avanzar hacia la creación de aquellos espacios de libertad que hacen posible el diálogo entre todas las ideologías filosóficas o religiosas, creyentes o no. Y, puesto que el único garante de este espacio público es el Estado, laicidad significa la autonomía del Estado respecto de cualquier magisterio religioso o cosmovisión filosófica que pretenda imponerse como la única verdadera.
Desde esta postura:
1. Denunciamos los Acuerdos de 1979 del Estado español con la Santa Sede -en vigor desde hace casi 30 años- y no proponemos su renovación porque, nacidos en situación de privilegio confesional católico, están afectando hoy día a una sociedad religiosamente plural y ampliamente secularizada y son causa de muchos de los conflictos que afectan a la convivencia ciudadana. Y, en consecuencia, exigimos que las entidades dependientes de la Iglesia y demás confesiones religiosas se acojan al derecho civil que regula la vida asociativa en el Estado.
2. Apostamos por una laicidad plena que reconozca la autonomía de lo político y civil respecto a lo religioso y camine hacia la separación definitiva de la Iglesia y el Estado, reconociendo la igualdad de derechos y deberes, sin privilegios ni ventajas eclesiásticas y garantizando el ejercicio de las libertades fundamentales para todos y todas. La Iglesia será libre sólo cuando esté clara y definitivamente desligada del Estado y se ponga decididamente al servicio de los pobres y excluidos de este mundo.
3. Abogamos por un “pacto por la laicidad” entre confesiones religiosas y el Estado, que de lugar a un “estatuto de laicidad” que regule la presencia y las actuaciones de los poderes políticos en las ceremonias religiosas y de las jerarquías religiosas en los actos políticos, suprimiendo los símbolos religiosos en el espacio público civil.
4. Exigimos que el funcionamiento democrático interno, la participación de las bases y la transparencia sean criterios a tener en cuenta por parte del Estado a la hora de establecer marcos de colaboración con las entidades sociales. Consecuentemente, denunciamos el clericalismo y la discriminación por razones de género y orientación sexual, aún presentes en la Iglesia católica y otras confesiones.
5. Defendemos una “laicidad escolar” que posibilite la formación integral de la persona, el aprendizaje, la socialización y la enculturación sin proselitismos ni adoctrinamientos, y que responda a principios de igualdad, libertad y formación crítica para todas las personas. Reconocemos el pluralismo religioso y cultural existente, y, en consecuencia, denunciamos la actual presencia de la religión confesional católica en el sistema educativo y en la escuela pública y concertada.
6. Apostamos por una sociedad secularizada y pluralista, organizada democráticamente desde la aconfesionalidad y sin permitir interferencias confesionales en el espacio político, ni privilegios que, desde los principios de justicia y equidad, causan agravios comparativos con el resto de las instituciones. Desde aquí denunciamos el actual sistema de financiación de la Iglesia católica por el Estado español.
7. Abogamos por mantener la autonomía de la ética en una sociedad laica en todos los ámbitos propios de una sociedad secular (en el tejido social, político, productivo, cultural, científico…), sin necesidad de acudir a motivaciones religiosas para legitimarla. Y, en consecuencia, denunciamos las presiones de la jerarquía católica para imponer su moral sobre la ética pública.
8. Defendemos la presencia de las confesiones religiosas en los medios de comunicación. Pero denunciamos a la Conferencia Episcopal Española por el intolerable abuso del derecho de la Libertad de Expresión que está haciendo la Cope. Exigimos a la Conferencia Episcopal Española el cambio radical en su línea editorial y al Gobierno mayor firmeza en la garantía del respeto a los derechos de los ciudadanos.
9. Urgimos, finalmente, al actual gobierno del Estado como detentor y representante de la soberanía popular y a las jerarquías de las confesiones religiosas, especialmente a la de la Iglesia Católica, que asuman responsablemente el espíritu de la Constitución, la cual, en el Art. 16 párrafo 3, al afirmar que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”, aboga por el establecimiento de aquel espacio laico y de diálogo al que hacemos referencia.