sábado, 16 de febrero de 2008

ENCUENTRO ROJO Y VERDE POR CASTILLA LA MANCHA



PONENCIA SOBRE INMIGRACIÓN.

Alcázar de San Juan 16-02-2008

Escuela de formación de candidatos

Por Luis Ángel AGUILAR

A) El VER o análisis de la realidad lo presento a partir de la parida de Rajoy con el contrato a los inmigrantes, o de lo buen alumno que ha sido Zapatero al aplicar las líneas marcadas por la política represiva de la UE, así como al recordar que la actual ley de extranjería en España es responsabilidad de los 2 partidos mayoritarios.
B) El JUZGAR o juicio crítico es sencillo pues se resume en que hay que partir del derecho a la ciudadanía, derogar la actual Ley de extranjería, no usar este tema como arma arrojadiza en elecciones y trabajar por la verdadera integración socio-laboral de las personas inmigrantes, y
C) El ACTUAR, que se resumiría en nuestras propuestas programáticas, que son claras, concisas contundentes y diferenciadoras de las del resto.

La propuesta del Sr. Rajoy de “integrar a los inmigrantes por medio de un contrato con valor jurídico”, nos puede servir para hacer un análisis de la realidad positiva de la inmigración. Ante este tema hemos de decir que:

1. Estas “medidas”, lejos de ser originales, son excluyentes, reduccionistas, y reflejan un total desconocimiento de la realidad migratoria de España. Su claro objetivo supone trasladar la migración a un debate con fines electoralistas con el grave riesgo que supone convertir este tema en un caldo de cultivo que genere miedo, temor, racismo y xenofobia en la sociedad.
2. Es curiosa la radiografía de la migración que hace el Sr. Rajoy, presentando a los inmigrantes como una carga para la sociedad cuando es todo lo contrario. Según sus planteamientos, los inmigrantes no pagan impuestos, no cotizan a la seguridad social, traen malas costumbres, no hablan la lengua “española”, son antihigiénicos y muchas veces son delincuentes. Y, si se quedan sin empleo, tienen que regresar a su país, para que España supuestamente no mantenga a los parados extranjeros.
3. Un “contrato” como el planteado sería un retroceso a los derechos que reivindican los inmigrantes para ser considerados como ciudadanos. Utilizan una vez más, la reduccionista visión, que encasilla al inmigrante simplemente como un trabajador, no como una persona. Cabría preguntarse, ¿dónde queda lo cotizado durante años? Cuando todos sabemos que para renovar un permiso se exige como mínimo seis meses, ¿dónde quedan los impuestos directos e indirectos que una persona, indistintamente de su origen, paga al fisco español? En Madrid por ejemplo, un estudio habla que por cada 12 euros que un inmigrante aporta a la región, éste recibe uno. Y en general, en todas partes.
4. Generalmente desconocemos algunos datos como que, en la actualidad, +2.000.000 de inmigrantes cotizan a la Seguridad Social; +que el gasto medio de un inmigrante es 1.081 euros (muy cerca del español que es 1112 euros); +que el PIB/per cápita español, sin el fenómeno de la inmigración, habría caído un 0,6% anual en estos años en lugar del avance del 2,6% registrado entre 1995 y 2005; +que el impulso de los inmigrantes a la economía española, en la última década, ha elevado en 3,2 puntos porcentuales el crecimiento anual del PIB per cápita, o simplemente +que estos datos van más allá porque la aportación de los inmigrantes a la UE-15 ha sido de 2,0 puntos por año, y por tanto no se trata sólo de un fenómeno español, sino que se enmarca en un entorno global.
5. Es excluyente hablar de requisitos a cumplir por los inmigrantes para integrarse, ya que al hablar de contratos con valor jurídico, su incumplimiento permitiría caer en la ilegalidad administrativa. Uno de estos requisitos es el aprendizaje de la lengua “española”. Una medida que contradice las posturas del candidato y su partido, cuando la misma se intentó o intenta aplicar en comunidades como Cataluña, por parte de partidos nacionalistas. Es preciso recordar sus críticas a este hecho que plantea el idioma como un requisito fundamental para integrarse laboralmente o en el sistema educativo.
6. Sobre las costumbres y el conocimiento de las leyes de este país, estamos convencidos que todo ello viene por añadidura. Es impensable que una persona de origen distinto, después de vivir algún tiempo, pueda integrarse sin comunicarse en la lengua del sitio de acogida. El respeto a las costumbres y a la igualdad de sexos es innegable, pero ¿qué costumbres son las que hay que respetar? La falta de respeto con los homosexuales, la sumisión a la Iglesia, los ataques racistas en trenes de cercanías o en estadios, la desigualdad de la mujer en los empleos y en los cargos políticos, la utilización partidista a las víctimas del terrorismo, la intolerancia a los extranjeros, el fomento a la economía sumergida con la contratación irregular de inmigrantes... Son otros valores los que extranjeros y autóctonos hemos de poner en práctica como la tolerancia, la solidaridad y el respeto a cualquier condición política, religiosa, de género, raza, identidad cultural, obviamente, enmarcadas en las normativas legales de cada país o región.

Algo habría que decir sobre la política del Sr. Zapatero durante estos 4 años que bien podría arrancar –como imagen- en los intentos de salto de las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla, en septiembre 2005, que se saldaron con 14 inmigrantes muertos y que son quizás el mejor reflejo de su política en lo que a inmigración se refiere. Nuestro presidente ha sido un buen alumno a la hora de aplicar las líneas marcadas por la UE y creerse que la persona inmigrante es ante todo fuerza de trabajo y que los flujos de población se abordan desde un enfoque de control, por encima de derechos.

Pese a que en el inicio de la legislatura, el proceso de regularización masiva de parte del millón de sin papeles existentes en 2005, despertó algunas esperanzas de un mayor respeto a los DDHH de las personas inmigrantes, los hechos posteriores, como en el resto de su programa, lo desmintieron. El desalojo policial, en los albores de la legislatura, de los encierros de sin papeles, en Barcelona; el orgullo de Interior por haber incrementado las devoluciones y deportaciones de sin papeles en un 43% respecto al Gobierno del PP o la externalización de fronteras hacia el Sur a través del operativo policial europeo Frontex, son claros ejemplos. También lo es la rigurosa aplicación, en vez de reformarlo, del reglamento de la ley de Extranjería pese a las denuncias de inconstitucionalidad de algunos artículos que así sentenció el Tribunal constitucional

No hay que olvidar pues, que PP y PSOE consensuaron la primera ley de Extranjería en el año 2000 (que curiosamente nos pareció pésima a la izquierda social y política y nos manifestamos contra ella) y que hoy por hoy, es menos retrógrada que las reformas posteriores –la 4/2000 y la 8/2000- y menos restrictiva que las aplicaciones de los correspondientes reglamentos. En definitiva que las políticas de los dos partidos mayoritarios, aunque con matices, son muy parecidas pues ambos saben que la defensa de la inmigración es un tema que NO DA VOTOS, aunque el PP haya llegado mas lejos al Lepenizarse y jugar con los sentimientos más xenófobos de nuestra sociedad.

Nuestras propuestas incluidas en este programa electoral en el apartado 5.1. “Todos / as Ciudadanos / as” son 17, que se reparten en las 4 páginas comprendidas entre la 127 y 130. Cabecera de campaña destacaría, las siguientes:
Derogación de la actual Ley de Extranjería y elaboración de una verdadera Ley de Integración de las personas inmigrantes, la Ley de Derechos y Libertades de los extranjeros en España.
Derecho al voto inmigrante –sufragio activo y pasivo- a quienes acrediten 2 años de permanencia legal o permiso de residencia permanente.
Cierre de los Centros de Internamiento de Inmigrantes -CIEs-

Luego hay otras más genéricas como Respetar y aplicar los tratados internacionales de DDHH y de lucha contra el racismo y la xenofobia, rechazarlas medidas e instrumentos que impidan el derecho a emigrar consagrado en la DUDH, potenciar el asociacionismo, reforzar presupuestariamente los servicios sociales, lucha contra las contrataciones ilegales, reforma del código civil en materia de nacionalidad, restituir al Asilo su carácter de derecho humano, acceso pleno de las mujeres inmigrantes a los planes de protección contra el maltrato y la violencia de género, o despojar las políticas de cooperación y ayuda al desarrollo de las connotaciones coercitivas y del ventajismo comercial y financiero.
Finalmente hay otras propuestas más concretas como suspensión de las repatriaciones forzosas ilegales, revocar las órdenes de expulsión no ejecutables, oposición a las medidas de retorno que se tramita en el parlamento europeo, o suspender la venta de armas y municiones a países en conflictos