sábado, 3 de diciembre de 2005

No a esta Constitución europea

¿Por qué hay que decir No a “esta” Constitución Europea?
Por Luis Ángel Aguilar Montero(*)

Desde hace unas semanas, muchas han sido las personas que me han interrogado por esa chapa que orgullosamente llevo colgada en el pecho. La chapa en cuestión lleva una sonriente muchacha que rodeada por la leyenda “Constitución Europea”, grita “esta NO”. –Pero ¿Cómo? ¿no había que decir si para ser los primeros en Europa?... –Pero ¡si hasta los profes nos han dicho que todos teníamos que aprobarla!...-Pero ¡si eso solo lo dicen los nacionalistas y radicales!...¡Que bueno que se pregunten porqué! y ¡Que triste, tanta falsedad, tanta manipulación y tanto desconocimiento!

Me gusta esta chapa, que llevo desde el 6 de diciembre pasado, porque con el demostrativo expresamos claramente que no somos antieuropeístas (yo mismo represento a las comunidades cristianas populares españolas en el colectivo europeo de comunidades eclesiales de base), y que no estamos contra una verdadera constitución que fuera democrática y justa, sino sólo de este Tratado (que no constitución) que si por algo se caracteriza es por potenciar una “Europa fortaleza” que cierra sus fronteras ante la inmigración y una “Europa de los mercaderes” que da carta blanca al capital y plenos poderes al Banco Central Europeo, y una “Europa Militarizada” que se compromete a aumentar sus gastos en armamento y a depender de la OTAN.

Sin pretender dar aquí lecciones a nadie, sí me gustaría argumentar –ya que estas explicaciones poco espacio ocupan en los medios, obligados a destacar las propagandas institucionales y de los cargos públicos que unánimemente nos piden el Sí porque Si- lo que para mí son las razones más graves –tanto formales como de contenidos- que justificarían nuestro voto negativo el próximo 20 F.

Por cuestiones de forma podemos señalar 5 razones:
1. Que nos la pretendan hacer aprobar “los primeros” (lema que por cierto la JEC ha obligado a retirar al gobierno por tendencioso), cuando casi nadie la conoce, y se puede ratificar hasta el 2007. Para colmo el referéndum no es vinculante y sólo lo convocarán 9 de los 25 estados miembros.
2. Que no haya sido aprobada por unas cortes constituyentes sino por un grupo de tecnócratas, que solo ha escuchado a los lobbies (grupos de presión), y presidido por el francés Giscard d´Estain, quien debería estar en la cárcel por asuntos varios como el de los diamantes de Bokassa.
3. No solo no ha habido consulta, información ni debate entre los mas de 455 millones de ciudadanos europeos, sino que además, 10 estados de los 25, no han podido participar al incorporarse después.
4. Se nos vende descaradamente una sola opción y, so pretexto de informar, solo se difunden las bellas declaraciones de intenciones ocultando las verdaderas limitaciones que se contienen en la parte III, curiosamente la más amplia.
5. Con la excusa de que es un texto de mínimos para empezar, se nos pretende colar un tratado blindado, ya que cualquier reforma posterior será casi imposible al necesitar el acuerdo de los 25 estados miembros.

Ya hablando de los contenidos, podemos entresacar otras 5 razones, para nosotros claves:
1. Proclama la paz, pero apuesta por una militarización a ultranza; para comprobarlo basta leer la creación de la agencia europea de armamento, el compromiso de los estados por incrementar sus capacidades militares, el cooperar estrechamente con la OTAN, las alusiones a la guerra preventiva o al envío de tropas a cualquier lugar del mundo sin que lo decida siquiera el Parlamento. (Europa Militarista)
2. Predica la diversidad y la Igualdad pero en realidad niega la ciudadanía a 20 millones de trabajadores inmigrantes, acrecienta el cierre de las fronteras y endurece el control de los flujos migratorios (Europa Fortaleza).
3. Habla, aunque poco, del fondo social europeo, pero las políticas sociales que plantea son raquíticas y generalistas. Es regresivo para los trabajadores pero facilita los cierres patronales y las deslocalizaciones de empresas. Y somete los servicios sociales a las reglas de la competencia convirtiéndolos en “servicios económicos de interés general” que serán privatizados. (Europa de los mercaderes)
4. Enuncia una innecesaria carta de Derechos (estando la declaración universal de los DDHH) que ni respalda ni garantiza, y que a veces hasta niega. Así sustituye el derecho al trabajo digno, por el derecho a trabajar y a buscar trabajo??? o circunscribe el derecho de huelga a las negociaciones colectivas.
5. Consagra con esa “economía de mercado altamente competitiva” , los pilares de un neoliberalismo atroz que sólo beneficia a los sectores financieros y a las multinacionales a los que se subordinarán todo tipo de políticas. El Banco central Europeo tendrá una independencia absoluta escapando a cualquier control político ni democrático. (Europa de los mercaderes).

Sinceramente creo que mucha gente va a tener problemas de coherencia si finalmente acepta de manera acrítica la consigna de sus partidos. Porque un servidor puede entender el Si del PP, de los empresarios, de los lobbies o de las multinacionales ya que o han colaborado en su elaboración o han influido en su redacción o les beneficia claramente. Pero lo que no podré entender será un hipotético Sí de los socialistas de verdad (que algunos hay), de los cristianos(que se suponen deben apoyar la defensa de los pobres) o de los pacifistas y antimilitaristas que asociados o no, se manifestaron públicamente contra las atrocidades de la guerra de Irak.

A vosotros/as sufridos lectores os pido disculpas por la extensión de esta misiva, pero permitidme terminar recordando que decir NO a este tratado, pedir la retirada de este texto, es algo perfectamente lícito, que no impide el progreso del euro ni de Europa y que por supuesto no implica ser antieuropeísta sino apostar por otra constitución más democrática, más justa, más social, más pacifista, más ecológica y más solidaria. De ese modo se haría realidad eso de que “Otra Europa es posible”


(*) Luis Ángel Aguilar Montero es el portavoz de la
Plataforma de Albacete por el No a esta Constitución Europea

viernes, 14 de octubre de 2005

Carta a la COPE

REIRSE DE LA TRAGEDIA HUMANA


Por Luís Ángel AGUILAR MONTERO
Estimado amigo:
Vaya por delante que siempre he respetado a la cadena que UD dirige y no sólo porque sea, probablemente, la 2ª radio más escuchada en nuestro país. Siempre que me han llamado les he atendido y siempre les he enviado la misma información, comunicados y convocatorias que al resto pese a que, últimamente, confieso que me costaba. ¿Qué porqué?
Como creyente en Jesús de Nazareth y como miembro de la misma Iglesia a la que Uds. tratan de defender/difundir –aunque en una línea claramente divergente pues conoces mi pertenencia a las Comunidades Cristianas Populares-, tengo que alzar ya mi voz ante lo que considero un ultraja y una desvergüenza intolerable, es decir, la gota que ha colmado el vaso.
Desde hace tiempo la desfachatez y el insulto, el sarcasmo y la ofensa, la insolencia y la arrogancia, son la tónica de comentaristas tan soberbios como Federico Jiménez Losantos. Cuál no será la degradación a la que están llegando que la semana pasada los propios Obispos catalanes, a través de su Conferencia Episcopal Tarraconense, han anunciado que “intentarán influir para corregir el tono de alguno de sus programas radiofónicos”; decisión ésta que viene dada –al parecer- por las muchas quejas recibidas “ante los comentarios ofensivos y descalificadores” de algunos de esos programas.
Muchas veces he sentido vergüenza ajena. El último botón de muestra, tras oír las declaraciones del presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo contra el Sr. Peces Barba; máxime al saber por la Fundación Luís Portero que eran –rigurosamente falsas y tendenciosas- y, sobre todo, que cuando llamó para hacer el desmentido, su intervención fue silenciada, imagino que por el susodicho FJL. Esa vergüenza estaba creciendo cada vez que oía bromitas sobre los inmigrantes, como cuando despotricaba por que se le dieran “zumitos a los pobres deshidratados”, y ya ha llegado al extremo cuando he podido escuchar dos producciones susceptibles de ser denunciadas. Una es la sórdida versión de una antigua canción del verano a la que le han cambiado la letra, y otra, una mofa de los subsaharianos que estos días intentaban pasar a España.
Por si no ha oído semejantes barbaridades le animo a que compruebe lo que le digo y verá como durante los días 5, 6 y 7 de octubre en la radio que Vd. dirige, se reían de esta nueva tragedia humana, emitiendo una supuesta retrasmisión de la prueba de salto de altura –el salto a España- desde los JJOO de Melilla. Burradas como que se va a dar “el pistoletazo de salida” a los “650.000 marroquíes para los 100 metros valla”, o que las “chirles, con 200Kg cada una animaban con el burka puesto”, creo que no merecen más comentarios.
Como parece que la aguerrida audiencia jalea estas barbaridades (se repitieron durante tres días), aun han ido más lejos y han emitido la nueva canción del verano “La valla estaba repleta/ por eso yo la salté…” con estrofas como “vamos para España a toda pensión…” o “morito si, mezquita yes”.
Reírse de la tragedia humana es deleznable, pero hacerlo al amparo de una Iglesia es un cinismo intolerable. Alguien tendría que parar esta espiral y no creo que baste hacerlo desde dentro (aunque ya se podrían ocupar más los obispos y no andar tan preocupados con la clase de religión). Seguro que hasta procede iniciar alguna demanda judicial por aliento y apología de la xenofobia.

lunes, 12 de septiembre de 2005

Educar en la Xenofobia

Carta a la alcaldesa de Aguas Nuevas

Estimada Sra.:
Preocupado por lo que considero una grave irresponsabilidad, tanto política como social, me atrevo a escribirle para intentar evitar algo que no tiene mucho sentido. Me refiero al hecho que supone alentar a sus vecinos contra el realojo de trabajadores inmigrantes en una finca –el pasico-, que si bien es propiedad de la Junta, que honrosamente la ha cedido para dos meses, no está en su casco urbano sino a dos kilómetros del mismo.

Me ha sorprendido ver en TV esas imágenes de sus convecinos encendidos, (decían que 600) contra algo que en principio no tiene que suponer ningún problema y que lo que sí supone es el fomento de actitudes racistas, usando para colmo unas informaciones de manera torticera. Siempre es preocupante levantar a un pueblo contra otras personas (sean extranjeros, inmigrantes, drogadictos o gitanos); pero mucho más lo es cuando –como en este caso- no existe motivo alguno que lo justifique. El hecho de que en dicha “asamblea” hubiera niños desde las primeras filas es igualmente preocupante porque a esa edad perciben muy fácilmente las actitudes de rechazo e insolidaridad. ¡Qué fuerte verlos jaleando como sus padres! Es todo lo contrario de la educación en valores que pretendemos desde la escuela.

Sra. Garví, que 22 trabajadores africanos (que no más de 30 como allí decían) tengan para dormir ese chalet situado a 2 Kms. de Aguas nuevas, a 4 del Salobral y a 10 de Albacete, no solo no debe suponer ningún problema para su pueblo, por el que ni van a pasar ni tan siquiera a vivir, sino antes al contrario, un motivo de enriquecimiento económico y social; Económico si van a sus tiendas y bares en las bicicletas que estamos intentando conseguirles gracias a las donaciones de particulares; Y social, dado que se trata de personas simpáticas y honrados trabajadores, con sus papeles en regla, que echan el jornal donde los necesitan y que el único pecado que han cometido es no encontrar una vivienda de alquiler, ni en Albacete ni en su localidad, porque nadie se las alquila!!!.

Desgraciadamente tengo que pensar que a Ud. la mueven otros intereses menos altruistas e incluso que está obrando de mala fe pues, como Ud. misma reconoció en la prensa, dos personas de la mesa de la inmigración le informaron de todo aquello que ahora dicen ignorar. Por cierto, que no ha sido el alcalde de Albacete –al que Uds. acusan- el que ha buscado ni tomado esta decisión, pese a que fuera su concejala de inmigración la que se anotara el tanto la semana pasada. Desgraciadamente no es mucho lo que está consiguiendo para evitar los indignos asentamientos de inmigrantes de nuestra ciudad, con lo fácil que le resulta encontrar soluciones y hectáreas para los helicópteros de combate. Es a nosotros a quien nos tienen que echar las culpas. Pues son esos voluntarios/as de las organizaciones que integramos el colectivo de apoyo al inmigrante, los que desde hace muchos meses estamos buscando pisos de alquiler y albergues o soluciones reales para estos trabajadores.

Sepa finalmente Doña Amparo, que estos inquilinos no están solos y que desde el primer momento están siendo tutelados, asesorados y acompañados por las organizaciones citadas que precisamente no son las que habitualmente subvencionan.

Por todo lo expuesto, Sra. Garví, y para evitar males mayores, le ruego que no convoque ni anime esa posible manifestación que solo encresparía los ánimos innecesariamente y en nada favorecería, no solo a los inmigrantes, sino a sus propios vecinos.

Atentamente,
Luis Ángel Aguilar Montero

sábado, 14 de mayo de 2005

Contra la Explotación Infantil.

Ante el día mundial del Comercio Justo
¡Defiende SUS derechos!

Por Luís Ángel Aguilar Montero*
Durante estos días y a propuesta de la Red Europea de Tiendas de Comercio Justo (NEWS), se está desarrollando una campaña contra la explotación laboral infantil y a favor del comercio justo que bajo el lema “Defiende SUS derechos” pretende concienciar a los niños de 8 a 12 años sobre la relación que existe entre los productos que ellos consumen y las condiciones en las que éstos se producen. Con esta acción, que también se dirige a los mayores, quiere conmemorar el día mundial del Comercio Justo, que este año celebramos hoy sábado día 14 de mayo.
El chocolate y los balones de fútbol son los productos escogidos como ejemplos para mostrar a los niños del norte cómo sus vidas están relacionadas con las de los niños de los países en desarrollo que trabajan en condiciones de explotación para que nosotros podamos disfrutar de esos productos.
Para los mayores, también se plantea una acción sensibilizadora bien simbólica. Se trata de mandarle una carta al alcalde de la ciudad en la que se le insta a investigar si los productos que compra el ayuntamiento se producen utilizando niños explotados y en la que se le pide que apoye el Comercio justo en nuestro municipio, así como que utilice alguno de estos productos en las instituciones públicas.
EL COMERCIO JUSTO: Otra vía de cooperación más que necesaria
El Comercio Justo tiene por objetivo reducir la pobreza del Sur gracias a un sistema comercial que dé a los grupos productores marginados acceso a los mercados del Norte. Este comercio alternativo se basa en las capacidades de los productores y permite a las comunidades participar en su propio desarrollo, al mismo tiempo que satisface una demanda de los consumidores del Norte.
La característica del Comercio Justo es la igualdad y el respeto que se profesan los productores del Sur y las importadoras, tiendas de Comercio Justo, organismos de marcas y consumidores del Norte. El Comercio Justo "humaniza" el comercio al acortar al máximo posible la cadena de intermediarios para que los consumidores tomen conciencia de la cultura, la identidad y condiciones de vida de los productores. Todos los eslabones de la cadena se adhieren a los principios de Comercio Justo, a la necesidad de transparencia en sus relaciones de trabajo y a la importancia de las actividades de sensibilización y de presión política. La idea de la "mano invisible" cede terreno a la idea de trabajar "cogidos de la mano" y que el mercado se rige por principios democráticos.
DIMENSIÓN EUROPEA E INTERNACIONAL DEL COMERCIO JUSTO.
Desde la constitución de la primera Organización de Comercio Justo en Europa, en 1959, más de 100 organizaciones han ido incorporándose a este movimiento, y ello sin contar las contrapartes del Sur, allí son unos 800 grupos de productores diferentes, de unos 50 países, con los que se trabaja.
En Europa existen cerca de 70 importadoras en el marco del Comercio Justo, ubicadas en 20 países diferentes. Se han contabilizado unas de 3.000 Tiendas de Comercio Justo y más de 70.000 puntos de venta diferentes (desde mercadillos fijos hasta grandes cadenas de mayoristas). Se han creado más de 1.500 puestos de trabajo, y cerca de 100.000 voluntarios participan en este movimiento. El valor total del consumo de productos de Comercio Justo en Europa asciende a más de 10 millones de Euros.
En España, es a finales de los años ochenta (1986) cuando surgen las primeras iniciativas de Comercio Justo, constituyéndose la primera Organización de Comercio Justo en el año 1989. Por lo tanto, debemos situarnos en la década de los 90 para encontrar los primeros esfuerzos de consolidación del Comercio Justo en nuestro país. Hoy día son 27 las organizaciones que están agrupadas en la coordinadora Estatal de Organizaciones de Comercio Justo y más de 60 tiendas las que tienen abiertas en nuestro país.
Es Castilla la Mancha, una de las pocas Comunidades Autónomas que cuentan con una red formada por 10 tiendas y entidades de sensibilización de Comercio Justo de la región que trabajan conjuntamente por fomentar hábitos de consumo, proyectos y actividades que apoyen a reducir, a través del Comercio Internacional, las desigualdades existentes entre los países del Norte y de los del Sur. Azuqueca de Henares, Talavera de la Reina, Cuenca, Tomelloso, Alcázar de San Juan, Daimiel, Ciudad Real, Toledo, Guadalajara y Albacete son los lugares en las que se encuentran. En los últimos años, Castilla La Mancha ha vivido un despegue del Comercio Justo tanto por el lado de la demanda (porque sus habitantes poco a poco están cada vez más sensibilizados) y por el lado de la oferta (porque cada vez hay más tiendas y entidades que trabajan por impulsar el Comercio Justo).
En Albacete, ROMERO es el único centro de sensibilización y promoción del Comercio Justo, y si no lo conoces, no dejes de para pasarte cualquier día por Pedro Coca 7 –su horario es el del comercio-, para leer algún libro o folleto sobre el tema o para degustar alguno de los muchos productos que allí tienen. También puedes colaborar en el voluntariado (formación, tenderetes, charlas, ventas, etc.) o comprar, ya sea para ti, ya para regalar, cualquiera de los cientos de artículos de alimentación, textil, artesanía, bisutería..., allí existentes.
Si ya conoces Romero, puedes ahora encontrar nuevas gamas de chocolatinas (siempre con una calidad superior y más del 40% de cacao), las nuevas mermeladas de papaya, mango o naranja; los macarrones con quínoa, el nuevo muesli exótico, el café para regalo, la bisutería de la india o los elefantes olorosos de Tailandia. Todo un universo en el que con tu compra haces siempre un doble regalo, pues estás permitiendo a los productores del tercer mundo una vida más digna a través de su propio trabajo, y a quien le haces el regalo aquí, o a ti mismo por llevar un producto de máxima calidad.
Vaya desde aquí nuestra invitación, también a las instituciones, grupos, colectivos y organizaciones, para que en sus compras habituales, de material, suministros, libros, regalos institucionales o bolsas de empresa, incorporen productos del comercio justo. Será nuestra mejor y más concreta cooperación al desarrollo.

(*)Luís Ángel Aguilar Montero es miembro del equipo directivo del centro ROMERO

jueves, 12 de mayo de 2005

Hacia la plena Ciudadanía

ENTRE EL RECHAZO Y LA ACEPTACIÓN…
Por Luís Ángel AGUILAR MONTERO


Hoy día ya no duda nadie que la inmigración es un fenómeno social permanente y en auge,- vamos que no es coyuntural, ni hay quien lo pare- y que afecta a toda la sociedad y no solo a determinados sectores. Pero hete aquí que en España (bien es verdad que como en casi toda la Unión Europea), al inmigrante se le niega la posibilidad de ser ciudadano, se le niegan los papeles, se le impide circular libremente… Es más se le estigmatiza, considerándolo como distinto (extranjero), solo se le acepta como mano de obra y además, sólo mientras sea útil y para determinados momentos.

El último proceso de regularización cerrado el pasado 7 de mayo es un ejemplo de ello, pues no ha hecho sino demostrar la filosofía utilitarista del inmigrante que tienen los gobiernos (también los firmantes de la Mesa de negociación) el cual no es considerado ser humano, ni ser social, ni familiar, sino sólo mano de obra.

Ciñéndonos ya a lo que podíamos considerar como CAUSAS de la inmigración, y a fuerza de ser sintéticos por las características de este artículo, diremos que en origen hay dos fenómenos o fuerzas que las agrupan y que tradicionalmente se han conocido como PUSH (expulsión) y PULL (atracción) y todas ellas determinadas por las desigualdades Norte/Sur.

Entre las causas que empujan a los inmigrantes a salir de sus países (el “Push”), podemos citar tres: las catástrofes naturales, guerras y las dictaduras, y los saqueos de los pueblos del Sur que empobrecen a ingentes masas de personas. Entre las catástrofes naturales, que siempre son más graves en los países pobres, están los terremotos, las inundaciones, las sequías, y en suma, las grandes hambrunas; causas que expulsan a millones de personas a emigrar buscando un lugar donde poder comer. En segundo lugar, podríamos hablar de las catástrofes políticas, y no hace falta explicitar demasiado la situación de quienes huyen simplemente para poder vivir; son los que escapan de las dictaduras, de los golpes de estado, de las rebeliones o de las guerras, que ya sean presentadas como étnicas, civiles o de religión, siempre son inducidas por el imperialismo invasor. Y aquí conectamos con ese canibalismo o saqueo del Norte, el tercer grupo de causas, que bien podríamos llamar catástrofes sociales, por seguir con la serie, y que tras colonizar, robar y destruir la riqueza de los países del Sur (pensemos en la república del Congo), dejan millones de muertos, desplazados y pobres que también tienen que emigrar.

Las causas que atraen a los inmigrantes (ese “Pull” o llamada), básicamente son dos; un sistema económico que, gracias a su economía de libre mercado, necesita una mano de obra, fundamentalmente para los llamados “nichos laborales” porque ya los autóctonos no quieren realizar esos trabajos ( recolecciones agrarias, servicio doméstico, hostelería,…); y la otra, el falso sueño de la tierra prometida que desde el tercer mundo se ve en la TV y que hace creer que aquí todavía se atan los perros con longanizas.

Por otra parte, no como causas de la inmigración, pero sí de que ésta se visualice como problema, me gustaría citar otras seis, que son: Las restrictivas leyes de extranjería, que una tras otra vienen limitan los derechos y libertades que dicen regular; las políticas represivas del control de flujos migratorios que además apuestan por una inadecuada contratación desde los países de origen y que también suponen una limitación de entrada y de libertades; la visión instrumental del inmigrante que sólo es considerado un trabajador invitado o -peor aún- mera mercancía; la racanería al aplicar el derecho al agrupamiento familiar; el regateo y recorte de los derechos sociales y políticos del inmigrante, o la negación del estatus de ciudadano europeo, que nuevamente hemos consolidado con la aprobación de la constitución europea.

De la difícil tarea de señalar LAS SALIDAS, vamos a comenzar diciendo que para encontrarlas es imprescindible buscar nuevos caminos, tanto a nivel socio-político, como de las respuestas cristianas. Con la esperanza de que puedan servirnos para la reflexión y ¡ojala! para irlas proponiendo como metas en nuestras luchas por la integración real del inmigrante, voy a señalar cuatro líneas de actuación y un decálogo de propuestas concretas.

1. Ordenar la acogida. Está claro que no podemos abrir las fronteras de par en par y probablemente que el pedir “papeles para todos” solo sea hoy una bella y utópica consigna. Pero tampoco podemos cerrarlas a cal y canto. Sami Naïr habla de tres piezas clave para abordar una verdadera política de inmigración: A) la gestión legal de los flujos de inmigración que ha de ser respetuosa con un estado de derecho y respetar, por tanto los DDHH más básicos. B) el co-desarrollo, que transforme la inmigración en un factor beneficioso tanto para los países de origen, como para los receptores, y C) Las políticas públicas de integración del inmigrante que para ser completas deben llegar hasta su participación política. Un gran pacto de estado por la inmigración en estos términos es fundamental para evitar que los flujos migratorios estén en manos de la oferta y la demanda, fuera del control social o en manos de las redes de trabajo clandestino.
2. Interiorizar la convivencia. Tenemos que cambiar nuestros prejuicios hacia lo diferente, entre otras razones, por la riqueza humanizadora que produce la diversidad cultural. Para ello hay que asumir que vivimos en una sociedad multicultural y que tenemos que aprender a convivir siendo diferentes, enriqueciéndonos con la alteridad y desde la igualdad de derechos. Ese y no otro es el desafío de la interculturalidad.
3. Facilitar la integración. No hablamos de asimilación (¡que se adapten y hagan lo que nosotros!) sino, como dice Esteban Tabares de “unir sin confundir y distinguir sin separar”. Porque la verdadera integración, también es intercultural, es decir, que no solo se plantea a los inmigrantes. Es una integración inclusiva que si algo excluye, son los obstáculos y las desigualdades. Como también sentencia Esteban lo que nos debe guiar “es el derecho a la diferencia y no la diferencia de derechos.
4. Construir ciudadanía. Está claro que tenemos que caminar hacia la igualdad de derechos y eso sólo se consigue con la plena ciudadanía. Para ello ya no se puede seguir hablando de nacionalidad (ver recuadro de Javier de Lucas), sino de residencia; legal, eso sí, con 3 o con 5 años (mejor tres), pero residencia; porque ser extranjero no puede justificar la limitación de ningún tipo de derechos, ni siquiera los políticos.

Como quiera que estas 4 vías puedan parecer pura teoría, me atrevo a continuación a recoger 10 propuestas sacadas de aquí y de allá y que suscribo plenamente. Este decálogo para concretar sería:
1. Crear espacios de acogida temporal para los inmigrantes que inicialmente –y por un tiempo determinado- necesitan un albergue, que no asentamiento (La iglesia suele tener edificios amplios infrautilizados que bien podrían poner a disposición en colaboración con otras organizaciones).
2. Conceder permisos de residencia temporal para la búsqueda de empleo para evitar la irregularidad inicial de muchos inmigrantes y por tanto, su vulnerabilidad ante los abusos de mafias y otros empresarios aprovechados.
3. Organizar bolsas de trabajo y de vivienda en coordinación con distintas organizaciones, administraciones y empresarios (A nivel diocesano podrían tener aceptación al ofrecer garantías tanto para los autóctonos como para los inmigrantes).
4. Facilitar el acceso a la lengua de acogida no como requisito u obligación, sino como un derecho, y exigir las correspondientes dotaciones humanas y presupuestarias.
5. Promover campañas de concienciación en la sociedad (las iglesias y parroquias son lugares privilegiados para ello y tanto los obispos, como sus delegados de migraciones y de cáritas podrían implicarse más en ello), animando a la denuncia de las leyes, abusos y demás situaciones injustas.
6. Evitar que el inmigrante que ya ha conseguido la residencia legal pase a ser irregular por problemas en las difíciles renovaciones o simples defectos formales.
7. Reconocer el agrupamiento familiar como un derecho irrenunciable al menos para padres, hijos, cónyuges o hermanos.
8. Impedir las deportaciones y el desamparo de los menores inmigrantes, tengan o no núcleo familiar, procediendo a una regulación que respete la declaración de los derechos de la infancia.
9. Otorgar la plena ciudadanía local a aquellos inmigrantes empadronados que demuestren su arraigo laboral y social, para que aún no teniendo la nacionalidad, sí disfruten de todos los derechos ciudadanos.
10. Considerar ciudadano europeo a todo inmigrante que sea residente legal en cualquiera de los estados miembros, lo cual implica la igualdad de derechos laborales, sociales y políticos que los nacionales.

Y ya para terminar, resumiría lo aquí expuesto diciendo que tenemos que buscar nuevos caminos que vayan de la caridad asistencialista a la interculturalidad; de las políticas policiales de control de flujos a las políticas de inclusión e igualdad de oportunidades y de la concepción utilitarista del inmigrante a la plena ciudadanía. Porque cada día es más necesaria una postura ética que reconozca al ser humano como miembro de la humanidad, es decir, ciudadanos y ciudadanas del mundo. Esa será la única manera por la que los inmigrantes podrán exigir su dignidad y sus derechos; y sólo en ese caso se habrá dado la verdadera integración.

miércoles, 6 de abril de 2005

El dificil cambio en la Iglesia

ROMERO CAMBIÓ, ¿CAMBIARÁ LA IGLESIA?

Me viene de nuevo a la cabeza, con motivo de la muerte del Papa, la figura de Monseñor Romero de quien hace unos días conmemoramos el 25 aniversario de su muerte (asesinato) y resurrección. Esa celebración del que fuera Arzobispo del Salvador, Monseñor Oscar Arnulfo Romero, llamado también San Romero de América u Obispo de los pobres, para mucha gente ha sido un motivo de alegría y, que duda cabe, también de compromiso.
Hablo de Alegría porque se ha cumplido con creces su profecía “…si me matan, resucitaré en el pueblo salvadoreño”; y ¡vaya si resucitó! Pero no sólo en el Salvador. Hoy día, son tantos y tantos los grupos que en todas partes tratan de ser fieles a su memoria apostando por descender de sus cruces a los crucificados de este mundo. En España son casi 30 los comités de Solidaridad con América Latina(AL) que llevan su nombre y que tratan de informar de una manera veraz sobre la cruda realidad de A.L., de sensibilizar hacia una verdadera cooperación al desarrollo para con ellos y de denunciar los abusos de este imperialismo capitalista y neoliberal que sólo fabrica ingentes masas, no ya de pobres sino de empobrecidos. Donde hasta ahora no ha resucitado ha sido en el Vaticano que durante todo este papado nada ha querido saber de ello ni de nada que sonara a Teología de la Liberación salvo para reprimirla o condenarla.
En Albacete, su resurrección –creo que no cometo ninguna herejía hermenéutica al afirmarlo- bien puede ser el Centro de Sensibilización del Comercio Justo que lleva su nombre (El Centro ROMERO podemos encontrarlo en Pedro Coca nº 7, cerca de Villacerrada). ¡Cuántos productores del Sur (también de Asia y África) pueden vivir dignamente gracias a esta magnífica –aunque todavía insuficiente- promoción del desarrollo!.
Pero también hablaba de compromiso, porque el recuerdo de monseñor Romero, profeta donde los haya, -aunque ésta iglesia no haya corrido a beatificarlo, y sí a otros como a Escrivá de Balaguer- nos insta a mucha gente a seguir prestando la misma adhesión a su causa de justicia y liberación de los pobres, que no es otra cosa que hablar del Reino de Dios.
Justo es reconocer en estos tiempos, en los que algunos hablan de persecución a la iglesia católica ¿?, que la verdadera persecución –sí, esa que produce mártires como Romero, Girardi o Ellacuría- es la que sufre la Iglesia cuando se confronta con los poderes de este mundo y cuando lo hace por defender los derechos de los últimos, y no cuando sólo defiende sus propios privilegios (financiación, acuerdos con la santa sede, religión en la escuela, etc), o sus propias contradicciones sin atender a lo que el Vaticano II llamaba los signos de los tiempos (divorcio, matrimonios gays, células madre, etc) en lo que únicamente debería de ser una confrontación de pareceres en el seno del debate político en un estado democrático.
¡Ojalá! la Iglesia –mejor dicho, la jerarquía-, reconozca lo bajo que está cayendo e inicie un verdadero cambio, metanoia o conversión, que es lo que hizo Romero, con tan solo mirar, defender y vivir más, con y para los empobrecidos de este mundo.
¡Ojalá! Que en la próxima “fumata blanca”, cuando se elija al próximo Papa, -que no dudo que será conservador, dada la desigual correlación de fuerzas que tienen los cardenales del Opus Dei y “huestes” similares-, sople el Espíritu, como lo hizo en el caso de Monseñor Romero.
Porque Oscar Romero no es un hombre progresista cuando Roma le nombra Arzobispo, sino todo lo contrario. Es designado obispo de San Salvador en 1977 precisamente por su conocida condición conservadora, para que apaciguara la situación creada cuando su antecesor Monseñor Chávez toma una postura clara en favor de los Derechos Humanos; pero él, en poco tiempo, se pone de parte de las comunidades de base y no de la Jerarquía. Romero deja de ser el dócil representante de la Jerarquía Católica que había sido, deja de callar y deja de mantener situaciones de connivencia con los gobiernos represores y con los poderes establecidos, como solía hacer la Iglesia oficial. En menos de tres semanas el arzobispo Romero comienza su particular ¿conversión? -como él mismo reconocería- cuando le matan en la propia iglesia a un cura y amigo como Rutilio Grande. Monseñor Romero cambió, pues vio en aquella sangre la de todo su pueblo, constantemente perseguido y masacrado. La represión no podía continuar impunemente y por ello es que se enfrenta a las oligarquías, a la dictadura militar y al mismísimo imperio ¡Cómo no lo iban a matar!
Que mi artículo sirva de plegaria y petición para que el cambio o conversión que se dio en este hombre, pueda darse tras la elección del nuevo Papa, aunque el cambio en la Iglesia actual es tan difícil como necesario.

sábado, 26 de marzo de 2005

Mocion de apoyo a los inmigrantes

Moción................flexibilización normalización..............
El pasado 7 de febrero entró en vigor la orden ministerial que desarrolla el procedimiento aplicable al proceso de normalización previsto en la disposición transitoria tercera del Real Decreto 2393/2004, de 30-12-2004 (RCL 2005\29) que aprueba el Reglamento de la Ley Orgánica 4/2000, de 11-1-2000 (RCL 2000\72, 209), sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social.
Dicho Reglamento, incluso considerando el hecho de que las modificaciones introducidas en la Ley 14/2003 contaron con el apoyo del P.S.O.E, resulta expresivo, jurídica y políticamente, de una nueva oportunidad perdida para avanzar en la protección de los Derechos y Libertades, y de las garantías jurídicas de los Inmigrantes.
Una buena política de inmigración no debe ceñirse a la mera regulación de los flujos laborales y a un exclusivo control de entrada y permanencia, sino que debe además apoyar y establecer procesos de convivencia e integración contemplando aspectos sociolaborales, educativos y culturales, con normas claras y adecuadas que garanticen la justicia, la igualdad y la seguridad jurídica de los inmigrantes; todo ello sin perder de vista ni ignorar de forma irresponsable la situación de los países de origen.
Desde IU consideramos que se consolida una(ha traducido de un modo diáfano en el Reglamento, una consolidación de la) visión de la inmigración como mera mano de obra. Ejemplos evidentes pueden ser la legitimación de la Inmigración exclusivamente como mano de obra por cuenta ajena, excluyendo de plano al trabajo autónomo, la ausencia de regulación para las situaciones jurídicas de la población inmigrante que vive y trabaja en nuestro país sin permiso de residencia y/o de trabajo y la falta de soluciones a la gravísima problemática de las personas que carecen de todo tipo de documentación, los llamados inexpulsables.
De este modo, el discurso normativo del “nuevo” Reglamento, no pretende regularizar a los “sin papeles” sino normalizar situaciones de puesto de trabajo en el amplio marco de la Economía sumergida. Se estructura sobre la vieja visión utilitarista de la Inmigración, lo cual para nada puede coadyuvar a la integración y a la creación de un marco jurídico igualitario de sociabilidad.

Es cierto, que de la Ley existente no podía salir un Reglamento bueno, pero no es menos cierto que éste –que ahora ha elaborado el PSOE- podría perfectamente haber desarrollado un proceso de regularización más amplio, flexible, antiburocrático y garantista (cosa que no ha sido así, presentando una redacción más exigente e inviable que los anteriores del PP)

Este reglamento podría haber ampliado la regularización por trabajo autónomo, haber (sobra incluido a los familiares directos de los trabajadores que se regularicen,) ampliado los mecanismos de regularización por arraigo social y arraigo familiar, simplificado la regulación de la Reagrupación Familiar; y sobre todo, haber dado salida, de una vez por todas, a la creciente bolsa de “inmigrantes indocumentados e inexpulsables” (se calculan en 10.000 personas/ año), cuya injusta e inútil regulación solo conducirá a su mantenimiento en la marginalidad y en el semi-esclavismo laboral sumergido.

Y por otra parte pone de relieve la intención de un fuerte control de la inmigración que por razones políticas, económicas y sociales está abocado al fracaso, y solo genera sufrimiento e injusticia.

Reflejo del reglamento es la Orden PRE/140/2005, de 2 febrero (BOE 3 febrero 2005 , núm. 29) que establece procedimiento aplicable al proceso de normalización previsto en la disposición transitoria tercera de la Ley 4/2000 que ha saltado a la sociedad como una llamada a la esperanza, y que los consensualizados defensores de la “Normalización” la han presentado como panacea para resolver la situación de centenares del miles de “sin papeles”.
(La indicada Disposición, ha saltado al universo mediático como una llamada a la esperanza, y los consensualizados defensores de la “Normalización” la han presentado como panacea para resolver la situación de centenares del miles de “sin papeles”.)sobra
Pero en realidad se trata de regularizar los puestos de trabajo por cuenta ajena que los empresarios tengan interés en legalizar. Y los que tengan intereses habrán de poner mucho empeño ya que los requisitos, plazos y trámites resultan disuasorios.

La vía de regularización propuesta supone -aun para los que en principio reúnen los requisitos contemplados en esta Disposición Transitoria para obtener una autorización inicial de residencia y trabajo- un atentado contra la dignidad de la persona inmigrante, al dejar el proceso de regularización en manos de los empresarios, lo que puede dar lugar a que se den situaciones de presión a la baja en las condiciones de remuneración al “mercado de papeles “ (contrato a cambio de...), despido o negación de contrato a trabajadores que ya estaban trabajando (en la economía sumergida), incumplimiento de plazos, etc., y en cualquier caso sometimiento psicológico del inmigrante, al estar su autorización para ser “legal“ y para trabajar en manos de los empresarios.
Este párrafo creo que sobra: (La consideración de la norma, permite razonablemente pensar que en el propósito gubernamental, dicha Disposición busca primordialmente la “normalización” de los Inmigrantes empleados en el Servicio Doméstico (sector caracterizado por la falta de derechos laborales). Por ello, en la lectura y estudio de la Disposición Transitoria se puede constatar la flexibilización en lo relativo al denominado “servicio del hogar familiar” donde incluso la introducción de términos entrañables como “hogar familiar”, pretende rebajar la dura realidad de tales trabajos.)

Los requisitos impuestos para la “normalización” son muy difíciles de cumplir (imposibles de cumplir) por buena parte de las personas susceptibles de disponer de un contrato laboral y obtener los permisos de residencia y trabajo por esta vía:

1º Muchas de estas personas no podrán aportar el certificado de empadronamiento, pese a llevar más tiempo del requerido residiendo(SEIS MESES) y trabajando en territorio del Estado, por los problemas que reiteradamente hemos denunciado (retracción ante la posibilidad de acceso de la policía al padrón municipal, carencia de domicilio estable, obstáculos en determinados Ayuntamientos, etc.).

2º Los problemas para conseguir el certificado de carecer de antecedentes penales en sus países de origen y en otros donde hubieran residido son enormes, costosos, lentísimos y en algunos casos insolubles (en ciertos países no existe consulado, en otros hay que solicitarlos personalmente, y en la mayoría, los plazos para su obtención pueden rebasar el de la finalización del proceso).

3º El periodo de 3 meses exigido para presentar toda la documentación es insuficiente.

4º Se excluye del proceso a quienes trabajan por cuenta propia como autónomos, no se contempla la regularización de familiares directos y no se aborda la problemática de los “inexpulsables”, sin más documentos que un expediente de expulsión.

En base a todo lo anterior y en lo que se refiere al proceso de normalización que en principio finaliza el próximo 7 de mayo entendemos que aún es posible avanzar más en la flexibilización de los requisitos posibilitando que no quede en manos de las mafias o de los empresarios desalmados, la posibilidad de extorsionar y engañar a estas personas desesperadas por unos papeles, a veces inalcanzables, vía legal, de los mismos.......................mejorar........................

Por todo ello el pleno de este ayuntamiento acuerda dirigirse al ministerio de trabajo y a los diferentes grupos políticos parlamentarios para que se modifique la citada orden ......................... e con el objeto de:

1. Que ante la exigencia de justificar la estancia dando solo validez a los 6 meses de empadronamiento para poder acceder a este proceso de regularización, se acepte otro tipo de documentación valida como ha ocurrido en los procesos de regularización anteriores: Pruebas como la Tarjeta Sanitaria, libretas bancarias, expedientes administrativos, certificados de cursos, informes sociales realizados por técnicos del trabajo social y todo aquello que permita no excluir de este proceso a aquellas personas que llevan aquí un periodo superior a los 6 meses requeridos y que no tienen el dichoso certificado de empadronamiento. (han tenido la fortuna de poder empadronarse.)

2. Que el ofrecimiento de contratos que los empresarios deben realizar, se adapte a la realidad agrícola. El contrato agrícola PODRÁ SER DE HASTA tres meses, CON UNO O MÁS EMPRESARIOS, a los largo de 18, al menos, y no de 12 según la última modificación. Muchas de las campañas de recolección agrícola no duran el tiempo requerido. Igualmente se debe permitir a aquellos empresarios que firmen un contrato dentro del periodo de normalización, efectuar el alta en la Seguridad Social al comienzo de la campaña agrícola, adaptándose así a la realidad laboral de cada provincia y de cada sector.


3. Que se permita a los trabajadores-as que no puedan conseguir el contrato de trabajo exigido en el periodo citado, presentar provisionalmente su solicitud y que se les conceda una autorización provisional (3-6 meses) para que busquen y consigan un empleo, a la manera de visado de búsqueda de empleo y adaptado a la campaña agrícola, a la época alta hotelera o de otro tipo, según cada provincia.

4. Que la presentación del certificado de antecedentes penales exigido, se adapte a la realidad de cada país de origen. Muchos inmigrantes, especialmente africanos y cuyos países no tiene embajada en España, tienen inmensos problemas para solicitar ese certificado; a otros se les exige solicitarlo personalmente en su país de origen, otros deben hacer eternas colas ante su consulado o embajada, y algunos otros deben gastar ingentes “fortunas” para conseguirla.

5. Que se amplíe el periodo de 3 meses exigido para presentar toda la documentación y que finaliza el 7 de mayo. La realidad acabará mostrando que ese periodo es insuficiente.

6. Que se conceda la anulación de las ordenes de expulsión ligadas a la entrada o permanencia irregular de inmigrantes en España para todas aquellas personas que presenten una solicitud, sea aceptada o no.

7. Que se amplíen y mejoren los criterios de arraigo laboral, familiar y social. Los hijos menores y los cónyuges no pueden quedarse fuera de la Regularización.

8. Que se ejecuten las medidas que garanticen la plena vigencia y efectividad, en pie de igualdad de los derechos sociales, sanitarios, culturales, laborales y políticos a favor de las personas inmigradas en España.


9. Que se amplié y regule el proceso de normalización para los inmigrantes trabajadores autónomos que también cumplan los requisitos previos.

Igualmente este ayuntamiento se compromete a tomar las medidas necesarias para buscar, co-gestionar, exigir o establecer alojamientos para los trabajadores temporeros que trabajen en nuestro municipio.

De la misma forma se acuerda realizar un llamamiento a los empresarios para que apuesten decididamente por una verdadera y justa normalización, así como a los sindicatos para que apuesten también por la misma causa y para que puedan incluir en los convenios del campo, la obligación empresarial de facilitar un alojamiento digno a sus trabajador@s.

.....ALGUNA REFERENCIA A VENTA DE CONTRATOS Y DOCUMENTOS FALSOS
......ALGUNA REFERENCIA AL NÚMERO DE SOLICITUDES MENORES DE LAS PREVISTAS. Nº MAYOR EN SERVICIO DOMESTICO.
...... Finalmente queremos con esta moción, expresar públicamente nuestro apoyo a las movilizaciones y reivindicaciones que –sobre este mismo tema- está realizando el “colectivo de apoyo a los inmigrantes de Albacete”.